Aunque Meghan Markle guarda muchas de sus intimidades, en ocasiones se ha sincerado con el público sobre su vida privada. Aunque han sido pocas veces, cuando lo hace, es de una forma real y con toda confianza. En esta ocasión, la Duquesa de Sussex ha decidido confesar una situación muy difícil para cualquier Mujer, y es que tuvo un aborto hace meses.

Era desconocido que Meghan Markle y el Príncipe Harry esperaban un segundo hijo

Hasta el momento, este era un secreto muy guardado por la pareja, pero ahora ha salido a la luz por parte de la misma Meghan Markle, quien lo ha contado a través de una carta al ‘New York Times’, la cual ha denominado ‘Perdidas que compartimos’.

Meghan se ha expresado con mucha naturalidad, fuerza y pena al mismo tiempo. Entre sus líneas ha hecho una llamada a que se debe normalizar el hecho de que las mujeres puedan pasar por una situación como el aborto, aunque es muy duro en cualquier caso. De esta manera, iniciaba a contar cómo había sido su experiencia al perder a su segundo hijo, y los momentos posteriores que compartieron en el hospital.

Meghan Markle contó que fue en julio de este año cuando perdió a su bebé

La noticia se pudo mantener en secreto, ya que en esa fecha se encontraban viviendo en Estados Unidos; además, los focos no estaban puestos en ella. De esta manera, los hechos ocurrieron en una mañana normal y corriente, como cualquier otro día.

Relató que al despertar, no había síntomas de nada. Dio de comer a los perros, arregló la ropa de Archie, se arregló el cabello y se dispuso a sacar a su hijo de la cuna. Todo iba normal, pero las cosas se encaminaron hacia la tristeza.

Al disponerse a cambiar los pañales de Archie, fue cuando sintió una especie de “calambre agudo”, lo cual la alertó de que algo no estaba bien.

Después, tras cambiar el pañal de Archie, el calambre siguió y esta vez “me dejé caer al suelo con el bebé en mis brazos”. Aunque en ese momento se dedicó a tararear una canción para tranquilizar al bebé y a ella misma, tenía la sensación de que algo no iba bien.

Meghan Markle despertó en la cama de un hospital en compañía de su esposo

Meghan Markle asegura que “mientras sostenía a mi primogénito, sabía que estaba perdiendo al segundo". Posteriormente estaba en la cama de un hospital acompañada de su marido. Cuando despertó, miró a su alrededor: “mis ojos se pusieron vidriosos”, tratando de pensar en cómo se curarían después de lo ocurrido.

Es una situación que para todo padre es realmente dura y difícil de superar y en su extensa carta, Meghan aprovechó para hacer un guiño a todas aquellas personas que han atravesado por una situación similar durante el 2020. Más allá del COVID-19, ha habido otras causas que han provocado ese dolor de perder a un ser querido, especialmente a un hijo.

El 2020 ha sido un año que “ha llevado a muchos de nosotros a nuestros puntos más críticos”.

Su carta concluye con un mensaje muy difícil y es que “Perder a un hijo significa cargar con un dolor casi insoportable”, es una experiencia que han vivido muchos, pero pocos se atreven a hablar. Aunque asegura que durante su estadía en el hospital descubrieron al menos a 100 mujeres, de las cuales cerca de 20 sufrieron un aborto espontáneo como ella, este tipo de conversaciones siguen siendo tabú. Esto causa un perpetuo ciclo de duelo en solitario, asegura.

Sigue la página Parejas
Seguir
Sigue la página Mujer
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!