Estos son tiempos difíciles para todos nuestros protagonistas de One Piece, inmersos en el segundo acto del arco de Wano. El famoso maestro Eichiro Oda no quiere darle una vida fácil a la tripulación del sombrero de paja y por esta razón agregó otras aventuras a la trama principal, en las que el temible emperador Kaido y el despiadado emperador Orochi parecen haber descubierto el plan que tienen los Mugiwara en contra de ellos, que como todos sabemos es lograr que el genial Luffy sea el Rey de los Piratas en todo el mundo y sea el hombre más buscado de todos los tiempos, superando a Shanks a toda costa.

Anuncios

Los miembros de la rebelión tienen un tatuaje

Como si la situación fuera fácil para nuestros héroes, una nueva condena al éxito del plan parece poner en tela de juicio todo el proyecto para liberar el territorio de Wano. De hecho, en el último capítulo vemos que los miembros de la rebelión, identificables por la luna boca abajo tatuada en el tobillo, son acusados ​​y buscados en todas partes, es decir, son personajes que tienen como misión causar temor en cualquier lugar al que lleguen y que, además, están dispuestos a luchar con quien se interponga en su camino.

El hecho de que alguien haya desarmado el plan para Orochi y Kaido, como lo reveló el propio Kin'emon, todavía no se da a ciencia cierta, pero lo que es indiscutible es que de alguna manera los dos han tomado posesión de la información que pone en peligro la implementación de una conspiración esperada por la población durante veinte años. Por lo tanto, es muy complicado porque aunque muchos ven a los miembros de la rebelión como personas malas, solo quieren liberar al pueblo de Wano de las garras de Kaido y Orochi.

Anuncios

Zoro aún no recupera a Shusui

Es totalmente fuerte todo lo que está sucediendo para empeorar las cosas. Los piratas más fuertes de la tripulación de Los Sombreros de Paja están luchando con todas las dificultades que se les están presentado, especialmente el gran espadachín Zoro, que está luchando con la intención de recuperar a Shusui, su espada, que ha sido robada por un samurái que colecciona armas antiguas.

La guinda del pastel, en un mar de problemas, está reservada para el capitán, Luffy, quien todavía está anclado contra la Reina en la lucha de Sumo, obligado a ganar para no caer en un juicio incuestionable que podría privarlo de la vida, por lo que está usando muy bien su Haki para derribar a cada uno de los rivales que se están presentando, aunque 'La Plaga' no ha enviado a su soldados más fuertes porque quiere agotar al hombre de goma con los más débiles.

Sabemos que en la serie, desde sus orígenes hasta los últimos episodios disponibles, la tripulación Mugiwara siempre busca la forma de triunfar ante cualquier adversidad que se le presente. ¿Cómo evolucionará la situación? ¿Se ejecutará el plan o será un fracaso? Todo eso se verá en los próximos episodios del manga y solo es cuestión de esperar hasta su salida.