Después de ver un poco de la triste y abrumadora historia del joven villano Shigaraki Tomura, que fue presentada en los capítulos anteriores de My Hero Academia, la Liga de Villanos toma un nuevo giro e intenta ganarse la confianza y lealtad de Gigantomachia, el ser poderoso que una vez custodió al grandioso y malvado All for One.

Todo saben que en realidad es un gran reto para los jóvenes villanos llegar a tener el total apoyo de Gigantomachia, porque este personaje ha dejado muy en claro que no quiere aportar su apoyo a un grupo de inexpertos y menos si es dirigido únicamente por un niño como lo es Shigaraki, aunque Tomura ha demostrado que tiene lo necesario para ser el legítimo heredero del puesto de All for One.

Anuncios

El siguiente artículo se centra en los spoilers del capítulo 223 de My Hero Academia, así que evita leer el siguiente párrafo si no quieres encontrar spoilers no deseados.

La liga de villanos contacta con el CEO de Detnerat

La historia presentada por el grandioso maestro del manga, Kohei Horikoshi, al final del último capítulo nos mostró un regreso al presente donde se veía al CEO de la compañía Detnerat visitando el antiguo refugio de Chisaki y su grupo Yakuza. Y se nota que ha pasado un mes y medio desde que Shigaraki y la Liga de Villanos comenzaron los intentos por ganarse la lealtad de Gigantomachia, sin embargo, todavía no tienen éxito.

Como consecuencia, es lógico ver que el grupo parece estar muy agotado y desgastado mientras se mueve a través de un bosque totalmente desconocido.

Sin embargo, reciben una inesperada llamada en el teléfono celular de Bubaigawara y todos quedan completamente atónitos. Después de contestar dos veces al teléfono, todos logran descubrir que la persona que llama no es nada menos que el CEO de Detnerat, es decir, el hijo del famoso villano Destro. En esa llamada les advierte a todos que se pongan al tanto y revisen las últimas noticias, según las cuales comentan que se encontraron varias pistas en lugares relacionados con la Liga de Villanos.

Anuncios

El hijo de Yotsubashi reta a la liga

Giran todavía se encuentra atrapado en la compañía y, a pesar de no derramar nada, se revela que el grupo Quirk Liberation Army, que es dirigido por el hijo de Destro, logró obtener datos de hasta 116.516 personas que hicieron negocios con él. La Liga de Villanos ahora está bajo el control de una cámara satélite y el hijo de Yotsubashi los desafía a pelear con ellos y ser golpeados, o tienen la opción de ser cazados por la policía y derrotados.

Ahora Shigaraki tendrá que mostrarse capaz de liderar el grupo y superar una batalla que parece extremadamente difícil y que probablemente será el eje alrededor del cual girará todo el arco narrativo de My Hero Academia.