No hay duda de que My Hero Academia es considerado un manga extremadamente moderno. Sin embargo, el trabajo de Kohei Horikoshi recientemente ha revitalizado fuertemente su relevancia al introducir el tema del racismo. Donde se hace sentir que este tema parece no terminar ni siquiera aún en los Comics y series, por lo que ha causando un gran alboroto dentro del fandom y todos se han sorprendido con este peculiar detalle clasista.

Una secta dentro de la serie

Como muchos saben en el capítulo 220 de My Hero Academia presentó a un culto nuevo y peligroso.

Anuncios

Todo comenzó cuando, a través de la historia de Spinner, Kohei Horikoshi mostró el encuentro entre la Unión de Villanos y una secta de extremistas que de inmediato dejó en claro su intención y que todo lo que necesita saber sobre la Congregación para el Rechazo de las Criaturas, que es el grupo religioso introducido en el capítulo 220, está presente en este artículo.

El nombre del grupo es CRC (es decir, Clan de rechazo de las criaturas ) y su propósito es purgar a la sociedad de todos los individuos que han recibido un Quirk que los convierte en criaturas antropomorfas.

Su intención es, por lo tanto, discriminar y eliminar a todas las personas que tienen la apariencia de un animal, ya que se consideran antinaturales y no solo eso sino que creen que pueden dañar toda la sociedad.

La liga de villanos también mata a sangre fría

Obviamente, el ojo cae sobre Spinner, el hombre lagarto que basó sus ideales en la filosofía del criminal conocido como Stain. El CRC, afortunadamente, tiene una vida corta: Shigaraki, Himiko y Twice cuidan de la secta, matando a todos sus miembros a sangre fría, es decir que la secta y la liga de villanos están de la mano y que se unen para exterminar a las personas que tengan un Quirk en su sistema.

Anuncios

Aunque apareció por un corto tiempo, el Clan del rechazo de la criatura mostró cómo el autor de My Hero Academia, Kohei Horikoshi, pretende representar la civilización moderna al tratar temas extremadamente actuales como el racismo, que es una plaga creada por los propios Quirks, que en el mundo embellecido por el mangaka debería ser sinónimo de progreso. El autor probablemente quiso representar las muchas facetas de la sociedad, incluidas sus contradicciones y su lado más oscuro. Pero de eso se trata esta serie de mostrar el lado positivo y agradable de una sociedad pero a su vez notar que hay gente con ideales sin sentido común y discriminatorios.