2

Nuevamente Meghan Markle tiene grandes problemas de privacidad, pero parece que esta vez no va a quedarse de brazos cruzados. Y es que, de acuerdo a la revista People, la duquesa de Sussex se ha hartado de las filtraciones de su vida personal y los escándalos que arma la prensa rosa por ello. La duquesa ha decidido tomar cartas en el asunto y romper los lazos que mantenía con muchos de sus amigos y familiares cercanos. El objetivo es evitar que estos sigan sacando a la luz sus asuntos íntimos.

La crisis familiar por la que está atravesando Meghan Markle [VIDEO] puede haberla afectado bastante, aunque la familia real británica no haya comentado nada al respecto y se mantenga completamente al margen de esto.

Así que es posible que, para evitar un mal rato y amarguras innecesarias, la esposa del príncipe Harry haya dejado atrás a aquellos que podrían tener algo que decir sobre su pasado, sus padres o el estado de su actual matrimonio.

La crisis matrimonial con el príncipe Harry

Las indiscreciones de algunos de los amigos del círculo más íntimo de la duquesa de Sussex, [VIDEO]han provocado que la prensa y los medios de comunicación se enteren de temas y tópicos extremadamente privados de su vida conyugal. Por ejemplo, su primera crisis matrimonial con el príncipe Harry, que causó furor a finales de agosto.

Debido a ello, poco a poco Meghan ha dejado de confiar en las personas a su alrededor y se ha vuelto más cuidadosa, especialmente para no comprometer la imagen de la Casa Real de Windsor. Hay que recordar que, aunque los tiempos hayan cambiado y se muestre un poco más abierta en ciertas ocasiones, la familia real sigue caracterizándose por ser intolerante a las polémicas y los escándalos que puedan envolver a sus miembros.

La controvertida familia paterna de la duquesa

Los amigos de Meghan Markle no son los únicos que han sido dejados atrás, ya que la duquesa también incluyó a sus parientes en la lista de “no admitidos” en su vida social. La verdad es que la controvertida familia paterna de Meghan no ha hecho más que causarle problemas desde que esta se casó con el hijo menor de Diana de Gales.

Su padre, Thomas Markle, y su media hermana, Samantha Grant, son los que más han atormentado a la esposa de Harry de Sussex. De hecho, recientemente Samantha ha publicado fuertes comentarios en Twitter donde compara a su hermana con Donald Trump, el presidente de Estados Unidos, y habla de su vínculo con Thomas.

Aunque distintos medios han reseñado que ni los Windsor ni Meghan se sienten específicamente escandalizados por ello, la duquesa ha pensado que lo mejor es romper con las relaciones que la unen a Samantha y a su padre. Por ello, no visitará a este último durante la próxima gira oficial que realizará con su marido.