Sophie publicó un comentario en las redes sociales que no fue del agrado de Violeta. Más la respuesta que su compañera le dio hizo sentir muy mal a la tronista. Por lo que buscó refugio en Jaime de León, quien supo cómo consolarla. Sophie admitió que su comentario iba referido a cosas que le pasaron en su vida, pues esta no giraba en torno al programa.

Pero Albert Pértiga y Violeta [VIDEO] se lo tomaron a mal y comenzaron a dar comentarios un poco desagradables. Sobre todo la tronista que dijo a Sophie que no quería niñatadas. Debido a esto la chica terminó llorando y sintiéndose mal.

Sophie y la sinceridad

La tronista no aceptaba la falsedad que puede llegar a tener una persona.

No entendía como existían personas que se decían amigos de otros. Para luego clavar la puñalada por la espalda, refiriéndose a que ya lo había vivido en carne propia. Pues admitió que su vida no giraba en torno al programa. Confesó que había vivido otras experiencias [VIDEO] que le habían marcado.

Sophie podía entender que Albert se haya equivocado, más no podía defenderlo, porque a la final no fue correcto lo que hizo. Pero no comprendía que la gente fingiese amistad, cuando no la sentía eso era algo incómodo para ella. Admitió que si le dolió mucho el hecho de que traicionaran a Albert de esa manera.

Ahora se sentía muy mal porque Violeta se encontraba haciendo comentarios molestos por los pasillos de Mediaset. Supuestamente su compañera dijo que ella era una friki y qué cuando la echarían del trono.

Sophie pensaba que Violeta se inventaría cosas sobre ella para que la echaran.

Jaime y sus opiniones

El tronista estaba totalmente de acuerdo con Sophie. Reconoció que siempre pensó que Violeta era una falsa. Pues había hecho comentarios en el plató referentes a Carol, los cuales nunca habían salido de la boca de Jaime. El tronista confesó que ni siquiera hablaba con ella sino con Sophie. Tanto Jaime como Sophie opinaban que Violeta para defenderse ella misma tenía que criticar a todo el mundo.

Así que Jaime comentó que esa era la única forma que tenía para ascender en el trono. La estrategia era hundir a todo mundo. Más Sophie dijo que prefería su trono así tal cual como lo tenía, sin peleas que lo que tenía Violeta con sus pretendientes. Agregó que le dio mucha pena la salida de Barranco y que no merecía haberse ido así.

Terminó por decir que a Barranco siempre lo habían pintado como mala persona. Pero no lo era y por el contrario a Albert lo habían pintado como bueno y luego vieron con que salió. Nuevamente la chica acabó llorando desconsolada y Jaime de León dando ánimos a la tronista.