La complicada situación que hemos visto entre Mónica Hoyos y Miriam Saavedra podría tener un final, aún más dramático. Esto se debe, a que existe la posibilidad que el desenlace de estos inconvenientes sea en los juzgados.

La gran polémica ha surgido, porque Mónica Hoyos [VIDEO] interpuso una demanda por daños y perjuicios en contra de Miriam Saavedra [VIDEO] por un monto de 150.000 euros.

Los motivos que alega Mónica

En el documento que se encuentra en los juzgados, están plasmados los motivos que impulsaron a Mónica Hoyos a tomar esta decisión, entre estos destaca; el tono vejatorio con el que Miriam se refería a Mónica en cada oportunidad.

Según la parte demandante, a Miriam, cada vez que se le daba la oportunidad, tanto en programas televisivos como en programas radiales, utilizaba palabras despectivas al momento de referirse a ella (Mónica), sin importar fuera verdad o no lo dicho. Adjetivos despectivos como: ‘bruja’, mala persona, ‘mujer inescrupulosa’ y mala persona entre otros, forman parte del vocabulario empleado por Miriam. Adicional a esto, Mónica considera que Miriam dañó su imagen pública y obtuvo un beneficio monetario, gracias a las constantes entrevistas que dio a los diferentes medios de comunicación.

Las exigencias de Mónica

Mónica ha confesado sentirse molesta y afectada emocionalmente, e indica que su imagen pública ha sido severamente deteriorada. También, quiere impedir que esto le genere mayores inconvenientes; por lo que desea detener esta situación, de una vez por todas.

Motivado a esto, le exige a Miriam una suma la suma mencionada anteriormente por perjuicios económicos, que no vuelva a emplear su nombre, bajo ningún concepto, en programas de televisión o de radio y sobre todo, exige una disculpa de manera pública. De momento, Miriam ha guardado silencio ante estas acusaciones, se maneja la posibilidad que interponga una contrademanda.

Lo que sí es cierto, es que este tipo de acusaciones, generalmente, son desestimadas por parte de la legislatura española. ¿El motivo? Ambas partes, es decir, la demandada y la demandante, forman parte de la vida pública y en este caso en particular. Ambas forman parte de los programas de ‘Mediaset’ o de los reality show.

En consecuencia, a menos que los argumentos empleados por Mónica tengan algún tipo de sustento legal, o se evidencie el daño que pudo generar (de existir dicho daño) Miriam, al referirse hacía Mónica, las posibilidades que esta querella legal prospere son mínimas.

Aunque, existe la duda de si el recurso legal que empleó Mónica es una querella criminal o una demanda civil; de ser una demanda civil tiene mayores probabilidades de tener el desenlace que Mónica espera, una indemnización monetaria y que su nombre sea limpiado públicamente.