Hace muy pocas semanas lo comentábamos en esta misma cabecera a raíz de una de sus publicaciones más íntimas y personales publicadas recientemente en la conocida revista a la que le escribe columnas. Jorge Javier Vázquez aseguraba que no era feliz. Una revelación que hacía saltar todas las alarmas y que cayó especialmente mal en Mediaset España, donde nadie se imagina un futuro sin él.

Y es que, al parecer, el presentador de Sálvame, Sábado Deluxe, Gran Hermano o Supervivientes no está siendo capaz de encontrar su sitio desde que tras una década acompañado de su ex "P" y con una rutina de lo más asentada su vida diera un giro de ciento ochenta grados y se viera, del día a la mañana, sin pareja, apesadumbrado y con ganas de vender su casa y todo lo que le recuerde a su ex pareja.

Jorge Javier y su cambio para con sus compañeros

Una situación que algunas personas que trabajan cerca del de Badalona han venido comentando que le ha avinagrado el carácter hasta el punto de haber llegado a tener encontronazos con personas que hasta hace muy poco parecían uña y carne para él. Hablamos, cómo no, de Mila Ximénez, María Patiño, y sobre todo, Belén Esteban. Era precisamente con este última con la que tenía un 'enganchón [VIDEO]' en directo que hizo presagiar que no era oro todo lo que ambos se esforzaban por hacer relucir.

Pero la cosa no ha acabado ahí. Ni mucho menos. En la última emisión de Sábado Deluxe el conductor con más trabajo y mejor sueldo de Telecinco perdía los papeles tratando el tema de Gustavo González y no se cortaba a la hora de calificar como "brujas" a cuatro compañeras de peso.

Nos referimos a la conocida como la princesa del pueblo, a la presentadora de Socialité y a la colaboradora Gema López. La cuarta en discordia no se llegó a saber quién era. Sus palabras, al referirse del linchamiento que estas parece están ejerciendo sobre la pareja formada por el reportero y María Lapiedra no dejaban mucho margen a la interpretación.

Mila hace tiempo viene augurando el final de Sálvame

"No entiendo nada. Yo veo aquí a cuatro brujas que están en contra continuamente de esta pareja. Eso es lo único que veo [...] a cuatro amargadas. Os tendríais que ver la cara de verdad". Un gancho inesperado para estas cuatro colaboradoras que dejaba sin palabras a gran parte de los presentes y a cuadros a muchos de los tele espectadores en sus casas.

El mal rollo que se está viviendo en Sálvame y el Deluxe en los últimos tiempos parece, como algunos han venido publicando, irrespirable. Si los datos de audiencia no dan un vuelco y su relación se recompone pasará lo que Mila barruntaba [VIDEO]hace unos días: "Como mucho nos queda un año". Pues eso.