Mariano Rajoy, el actual presidente del Gobierno tiene serios motivos para preocuparse tras el artículo publicado en el día de hoy en LOC. Si en el día de ayer, los populares se llevaron una de las peores noticias tras conocerse que el juez que ayudó a M.Rajoy como testigo en su declaración por la trama Gürtel había renunciado a ser ponente argumentando "puntos discrepantes [VIDEO]" en la redacción de la sentencia, dado que los otros dos magistrados han mostrado dureza hacia el Partido Popular, ahora, Rajoy aparece como integrante [VIDEO] de una reunión relacionada con el caso Urdangarín.

El presidente del Gobierno, integrante de una reunión en Zarzuela

Así lo publica hoy LOC, sacando a relucir que Mariano Rajoy acudió a una reunión celebrada en La Zarzuela justamente cuando estalló el caso de Urdangarín.

Una reunión a la que también acudieron Juan Carlos I, el ex fiscal Eduardo Torres Dulce y el ex ministro Alberto Ruiz Gallardón con la finalidad de tratar la polémica y saber de qué modo actuar para salvar a la infanta Cristina de los Tribunales de Justicia.

Juan Carlos I admite que no podían salvar a Urdangarín ni tampoco debían

No obstante, los cuatro integrantes de esta reunión llegaron a un acuerdo conjunto en el que decidieron no salvar a Urdangarín dado que "no se puede poner en riesgo el Estado por librarle ya que las evidencias eran abrumadoras y las instituciones sufrirían daños irreparables". Además, el propio Rey emérito Juan Carlos I llegaba a concluir afirmando: "no podemos salvar a Iñaki Urdangarín ni tampoco debemos".

La infanta Cristina quedó absuelta de los delitos que se la imputaban

No obstante, todo indica que esa reunión sí consiguió que la infanta Cristina quedara absuelta finalmente de las causas que se le imputaron, pues la hija del emérito únicamente ha tenido que hacer frente al pago de una cantidad de dinero por ser considerada "responsable a título lucrativo".

La finalidad de la reunión en La Zarzuela: salvar a la infanta

En definitiva, el artículo publicado en LOC sobre la existencia de este complot institucional para salvar la imagen de la Monarquía al que acudieron algunos máximos representantes de instituciones como el Presidente del Gobierno, el ex ministro de justicia o el ex fiscal fue con la finalidad de mover hilos para conseguir una condena a medida, ofrece un panorama desolador en España, donde el poder judicial deja de ser independiente.