La convulsa situación vivida en Cataluña está salpicando a los rostros más famosos de nuestro país, concretamente a la periodista Ana Rosa Quintana, quien en numerosas ocasiones se ha posicionado en torno al procés.

La exclusiva de El Programa de AR sobre Puigdemont y Comín

Si el pasado mes de enero, 'El Programa de AR' publicaba una "exclusiva" donde se podían apreciar [VIDEO] los mensajes que se intercambiaron Toni Comín y el ex president de la Generalitat, Carles Puigdemont, donde éste afirmaba haber sido sacrificado por los suyos y subrayaba que eran los últimos [VIDEO] días de la Cataluña Republicana.

El abogado de Puigdemont anuncia una querella contra la periodista

Ante estos mensajes captados por dos cámaras de El Programa de AR, el abogado Christophe Marchand, parte del equipo jurídico que representa a Puigdemont y los ex consellers ha informado que han presentado una querella ante el juez de instrucción en Lovaina.

Concretamente, el motivo de la querella radica en una presunta "violación de la vida privada contra los dos cámaras y Ana Rosa por filmar y difundir mensajes de su smartphone el día 31 de enero".

Christophe Marchand recuerda que filmar y difundir comunicaciones constituye un delito

El abogado ha concretado que la filmación de los mensajes duró 50 minutos, recordando además que "difundir y captar comunicaciones privadas sin autorización de las partes que intervienen, es un delito según la justicia Belga de atentado a la vida privada". Por si fuera poco, Christophe Marchand ha amenazado que el castigo tendría penas de prisión que irían de seis meses hasta 3 años de prisión.

La importancia de la vida privada, el principal motivo de la demanda

Por otro lado, el representante jurídico de Carles Puigdemont y Comín ha querido señalar que la intención no es "meter a ningún periodista en la cárcel" sino hacer hincapié en "la importancia de la vida privada".

Con todo, el letrado belga no ha anticipado cuándo el Tribunal de Lovaina citará a las partes correspondientes, pero ha recordado que dentro de la libertad de los periodistas para informar como quieran, existen unos límites".

El abogado de Puigdemont recuerda la inexistencia de consentimiento

Por otro lado, el abogado ha recordado que para filmar y distribuir informaciones privadas, se necesita un consentimiento claro, libre y evidente, y ha afirmado que ese no fue el caso de dichos mensajes grabados el día 31 de enero.