#kate middleton, la duquesa de Cambridge, lució un vestido verde musgo en los premios #BAFTA, British Academy of Film and Television Arts, a pesar de que las actrices hicieron un llamado a todas las mujeres a acudir a la ceremonia vestidas de color negro para apoyar una protesta contra el acoso y solidarse con las víctimas.

Los medios de comunicación de moda y farándula británicos, al conocer el acuerdo de vestimenta de las mujeres en los BAFTA [VIDEO], se preguntaban qué haría Kate Middleton frente a la invitación a alzar su voz públicamente frente a los problemas de violencia y acoso de esa manera y se sorprendieron al verla llegar a la alfombra roja vestida de otro color.

Middleton fue la única mujer que no visitó de negro. De inmediato, comenzaron a circular comentarios en las redes sociales criticando que la duquesa de Cambridge haya dado la espalda a la iniciativa, considerando que el príncipe William [VIDEO] y ella acostumbran ser simpatizantes de causas contra la violencia, el acoso y el maltrato.

¿Por qué Kate vistió de verde?

Kate Middleton no tuvo otra escapatoria que apegarse al protocolo real que le impide mostrarse a favor de cualquier protesta públicamente, entonces la duquesa optó por lucir un vestido verde musgo de corte imperio diseñado por Jenny Packham.

Sin embargo, Kate combinó el verde del vestido con algunos accesorios y prendas de color negro como el cinturón, los zapatos y la cartera, por lo que algunos apuntaron que no estuvo del todo alejada de la protesta sino que tuvo que disimularlo por respeto a las normas de la Corona.

Vídeos destacados del día

Casualmente, el año pasado, la duquesa de Cambridge había caminado la alfombra roja de los BAFTA luciendo un vestido negro con flores bordadas diseñado por Alexander McQueen, pero este año no pudo hacer lo mismo por el significado atribuido a ese color y sus compromisos como parte de la familia real.

El negro contra el acoso

La protesta simbólica de vestir de negro comenzó en los Globos de Oro este año cuando todas las actrices asistieron a los premios vestidas del mismo color y aprovecharon los micrófonos para concienciar acerca de las implicaciones de ser víctima de acoso y la violencia.

Esta vez, en los BAFTA, se pudo ver a Angelina Jolie, Jennifer Lawrence, Salma Hayek, y a todas las demás invitadas y nominadas vestidas de negro haciendo una "declaración fuerte, unificadora y simple", como se leía en la carta de invitación a la ceremonia que fue entregada a todas las mujeres y en la que se proponía unirse a la protesta silenciosa.