La relación de Kiko Matamoros y Telecinco nunca fue sencilla. El empresario madrileño acabó, como suele ocurrir casi siempre en estos casos, por casualidad convertido en tertuliano de Sálvame. Su conocimiento del entorno de los famosos, su acercamiento a muchos de ellos y su particular carácter lo confirmaron como un valor en potencia para la cadena de Fuencarral.

Sin embargo, y dado su apego a varios de los rostros más conocidos del mundo del colorín, y a la fama creciente de su familia, sobre todo la suya, lo que comenzó como una divertida y lucrativa aventura acabó convirtiéndose en una pesadilla hasta el punto de marcharse por la puerta de atrás del programa que le daba de comer y atenuaba sus deudas con Hacienda.

La decisión era irrevocable.

No obstante, muy poco después de empezar a retomar su actividad como empresario ya alejado de la pequeña pantalla, se llegó a asegurar en varios medios que su retorno, no a Sálvame [VIDEO], pero sí a la Televisión en general y a Telecinco en particular, podría producirse por un breve espacio de tiempo. Sería para concursar con Makoke en Gran Hermano VIP [VIDEO]y a cambio de una importantísima cantidad de dinero que difícilmente alguien podría rechazar.

Cuando todo parecía cerrado, llegó el aplazamiento del reality y, ahora, la filtración de que su relación con las altas esferas de Mediaset España está tan dañada que su retorno sería imposible. Hasta el punto de asegurarse que su ruptura con la zona noble de Telecinco sería definitiva y sin margen de recuperación.

La razón de la que nadie habla y que habría provocado este fatal desenlace se remontaría a 2009, cuando se comentó en la quinta cadena de la TDT que Makoke habría mantenido una relación íntima con un anónimo. Esto provocó que el afectado por esta noticia demandara a la cadena.

La demanda que ha ganado la familia Matamoros

Ahora, mucho después, se ha conocido que la persona que revelara esa información deberá pagar 90.000 euros en concepto de "daños morales" a Makoke lo que habría llevado, de manera directa, y como ya ha sucedido en anteriores ocasiones en las que algún personaje ha demandado a la cadena o algún vocero de esta por revelar una información, a colocar al clan Matamoros en la lista negra de personas vetadas en su televisión.

Eso es, al menos, lo que publican los colegas de Cotilleo en una de sus recientes informaciones, agregando que la relación entre Matamoros y sus antiguos jefes estaría ahora completamente muerta.