Lo curioso fue la afirmación de Juan Carlos I [VIDEO], haciendo gran énfasis en la ausencia de su hija Cristina en la celebración de su cumpleaños número 80. Con gran indignación y muestra de una tristeza incalculable, asevero contra la Casa Real a paso firme.

¿Está arrepentido Don Juan Carlos I del matrimonio de su hija?

Aunque no cesan las lamentaciones de la no decisión de un divorcio premeditado que hubiera sido causal de un cambio rotundo en su hija, desde la corona, familia e hijos, todo el destino hubiera dado un giro de 180 grados, afirma con gran ímpetu.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Casa Real

Es claro el poco aprecio que se le tiene al medallista olímpico, desde su sanción puesta en el caso de corrupción Nóos con su socio Diego Torres Pérez, y donde fue apartado de sus actividades oficiales desde el 2011, esto le ha dado un vuelco y lo ha dejado mal parado frente a toda la sociedad española.

Como podemos ver gracias a todos estos sucesos ha desmoronado la afectividad hacia el mismo desde todas las fuentes de la casa real.

Sin embargo, este escándalo ha sido detonado por la supuesta presencia de Don Juan Carlos en la celebración de los 50 años de Iñaki en Ginebra el día lunes 15 de enero del presente año. Esto es algo alarmante para toda la sociedad española ya que se tiene por conocimiento la relación cortada de raíz, y de toda amistad desde el tema de corrupción donde fue protagonista el medallista olímpico de la selección de balonmano de Barcelona.

Aunque son solo especulaciones, muchos medios no han podido comprobar la presencia del retirado Juan Carlos I [VIDEO], como tal han sido suposiciones y una que otra afirmación de personas allegadas que dan fe y testimonio de lo sucedido.

El estado de salud de Juan Carlos I no mejora.

No es oculto que la situación médica de Don Juan Carlos I no es la mejor, de manera que ha decidido poner un alto a muchas cosas que puedan perjudicar altamente su estado de salud. El compartir con sus sobrinos, pasar tiempo junto a ellos ha dado un momento de despeje a la turbulenta vida que lleva. Esta ha sido una decisión sabia y muy inteligente.

Por otra parte, cada día vemos un par de bombardeos en la casa real donde se desvirtúan unos a otros y la enemistad crece a pasos agigantados, donde la sociedad española apoya muchas veces la verdad y otras se deja llevar por el reflejo empañado de las noticias. A decir verdad, esperamos una señal de detener el fuego en la casa real y un ahogamiento de los detonantes que día a día son noticia mundial.

Otras fuentes dejan entre dicho que el enfado ha sido mitigado, o quizás nunca existió. Don Juan Carlos acepto al llamado y cenar en un restaurante con su hija, su esposa y el medallista olímpico.