El reciente episodio 125 de #Dragon Ball Super nos volvió a introducir en lo misteriosos que son los dioses de la destrucción [VIDEO] y toda esta legión de deidades que se han involucrado en el mundo de Dragon Ball desde su regreso en el año 2015. En Dragon Ball Z, solo conocíamos como dioses a Kamisama, Kaiosama y, en la última saga, la saga de Majin Buu, conocimos al Kaioshin, quien en ese entonces era la deidad eminente del universo. Tras su regreso, pudimos conocer a los temibles dioses de la destrucción.

Uno de los temas más interesantes sobre estos personajes es cómo lograron ascender a este puesto jerárquico tan importante.

A continuación, te revelaremos como logran los dioses de la destrucción obtener ese título, y cuál es su diferencia con respecto a los Kaioshins.

Kaioshin

Los Kaioshins son las entidades más grande del universo junto a los Hakaishins. Estas criaturas nacen de un árbol sagrado llamado Kaiju, que se encuentra en un planeta bastante alejado de los 12 universos. Este árbol, cada cierto tiempo, da frutos que por lo general son normales, y a su vez terminan tomando forma humana y convirtiéndose en Kaiosamas. Sin embargo, si el fruto es dorado, esté estará destinado a convertirse en Kaioshin. Por lo tanto, estas criaturas nacen destinadas a ser dioses.

Hakaishins

El dios de la destrucción nació siendo un simple mortal [VIDEO]. Debido a su talento innato para los combates y gran poder, éste llega a comunicarse con dios, que sería el dios destructor de turno o tal vez el Kaioshin.

Si el mortal logra dominar la energía de los dioses, además de completar un entrenamiento muy duro, podrá tener la oportunidad de ser un candidato a dios de la destrucción como lo es Toppo. Este último controló la energía divina además de la energía Hakai, lo que lo convierte directamente en un dios de la destrucción, aunque claramente aún no es oficial, puesto que su vida no está ligada a la de un Kaioshin.

Por lo tanto, para ser un dios de la destrucción se tienen en cuenta muchos requisitos como lo son el poder, la neutralidad y dedicación, ya que si un dios de la destrucción no es neutral, éste no puede tomar decisiones sabias. Por esta última razón, Toppo aún no podía convertirse en un dios, ya que su sentido de la justicia obstruía su neutralidad ante diversas situaciones. Tras tomar una decisión, Toppo hizo a un lado su sentido justiciero, estando ahora más allá del bien y el mal, logrando convertirse en un hakaishin real.

Por el momento ésta ha sido toda la información referida al mundo Dragon Ball. De haber más, estaremos comunicándola lo más rápido posible. #Goku #Dragon Ball Super