Sofía Suescun y Alejandro Albalá han sido cazados y España ha sido conocedora de toda la trama que estos dos personajillos del mundo del corazón tienen entre manos. Aunque se ha mencionado en infinidad de ocasiones que esto podría ser un montaje, esta teoría cada vez va quedando más lejana y en un mal recuerdo para ambos, porque lo cierto es que la pareja sigue viento en popa recorriendo su amor por varias partes del mundo y haciendo partícipes a sus fans del cariño que se profesan el uno al otro.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

"Cazamariposas" caza a la pareja

El problema con la pareja viene de la mano del programa que se emite en Telecinco llamado Cazamariposas. Ayer el programa se puso en contacto con ellos para proponerles el que interviniesen en directo a través de Skype de forma gratuita para pasar un buen rato y así ellos tendrían un foco de promoción importante en Mediaset.

Según cuenta la persona del programa que cogió el teléfono, cuando les llamaron para hacer esta propuesta fue Sofía y cuando le comentaron en lo que estaban pensando para que pudiesen participar en el programa quien fue el primero en responder a voces fue Alejandro Albalá, con un tajante "En vuestra vida".

Manos a la obra

Con las mismas, la redacción de Cazamariposas [VIDEO]se puso en marcha para buscar a otro personaje famoso que quisiese ayudarles a seguir hacia adelante con la nueva sección que han abierto en el programa que se basa en llamar a famosos por Skype, dado el poco presupuesto del que dispone el programa.

Cuando estaban en mitad de esta búsqueda, a los mismos redactores que fueron humillados con estas palabras de Albalá se les ocurrió darle un escarmiento de humildad a la pareja, planearon esperar un par de horas hasta volver a llamarles y comunicarles que desde la dirección de Cazamariposas [VIDEO]habían autorizado a pagar a la pareja por aparecer diez minutos a través de videollamada de Skype y el importe a pagar sería de 1.500€.

¡Llegó el momento!

Volvieron a levantar el teléfono y en ese momento fue la pareja la encargada de responder el teléfono, juntos, escucharon la oferta de la redactora de Cazamariposas a lo que ellos respondieron "Vale, por nosotros muy bien, hablad con nuestro representante y cerrarlo con él, por nosotros encantados".

Y, ¿adivináis? Después de esa respuesta afirmativa fue la redactora del programa quien les respondió con todo el orgullo y humor del mundo, "¿pagar para que salgáis por Skype? ¡En vuestra vida!".

Después de eso, en Cazamariposas colgaron la llamada con los dos tortolitos y se quedaron en Roma, compuestos, sin programa de televisión y sin dinero, ¿cómo puede existir tanta codicia en una pareja tan joven?