Bombazo por todo lo alto el que conocíamos en las últimas horas en relación a la lucha de poder que se está librando en estos momentos en los juzgados y que tiene al control del grupo audiovisual con mayor audiencia de nuestro país como pugna entre magnates.

Así lo revelaban en las últimas horas nuestros compañeros de EsDiario contando la durísima pelea que mantienen tanto el que fuera presidente de la República de Italia, Silvio Berlusconi, actual propietario de Mediaset, con el gigante audiovisual francés Vivendi, quien en los últimos meses decidía hacer una oferta por el control [VIDEO] accionarial del grupo transalpino que no era vista con buenos ojos desde Italia.

Una lucha que se remonta a 2015, momento en el que los galos hicieron una oferta por el treinta por ciento del total de Mediaset que fructificaba y que provocaba que el que fuera un afamado político moviera ficha para impedir que alguien le quitase el poder de decisión que lleva ejerciendo a lo largo y ancho de la historia de este grupo que en España posee Telecinco y Cuatro, entre otros medios de comunicación.

Lejos de achicarse ante las denuncias de Berlusconi a la Fiscalía de Milán o a la Comisión Nacional para la Sociedad La Bolsa, Vivendi ha seguido dando pasos en los tribunales hasta conseguir que, a priori, en el primer trimestre del año que entra, 2018, la justicia dictamine si puede ya ejercer su cuota de control sobre el grupo Mediaset, como en teoría indica su poder accionarial.

Algo que de conseguir podría suponer todo un revés para los intereses de muchos de los pesos pesados de la cadena de Fuencarral empezando por su actual mandamás, Paolo Vasile, quien presumiblemente vería como pierde su cargo en busca de un hombre [VIDEO] de mayor consenso para Vivendi.

Vasile, más que un jefe para las estrellas de Telecinco

Si tenemos en cuenta la vinculación de Vasile para con muchas de las estrellas de Telecinco, donde ejerce como jefe desde tiempos inmemoriales, no es de extrañar que en el caso de salir este se lleve consigo a otros grandes nombres propios como lo son los de Ana Rosa Quintana, Jorge Javier Vázquez o Belén Esteban, a quien no solo le une una dilatada relación laboral, sino también personal.

Y es que estos presentadores y colaboradores estrella son también amigos íntimos de un Vasile que con el paso del tiempo ha ido moldeando la cadena a sus preferencias y las de un público como el español que parece conocer mejor que nadie. Si él se va Telecinco se quedará patas arriba y puede que sin muchos de sus mejores rostros.