Desde hace algunos días les venimos haciendo repaso sobre cómo están siendo las Navidades para algunos de los rostros más conocidos de la televisión. Salvo alguna excepción, la mayoría parecen tener tantos frentes abiertos de primera magnitud que les impiden disfrutar al máximo de estas fiestas que es hasta llamativo.

Sin embargo, nada comparable a las fiestas navideñas que está teniendo que pasar y que le quedan por delante al que fuera uno de los rostros más conocidos de Gran Hermano 16 [VIDEO] y también del programa Mujeres y Hombres y Viceversa: Suso [VIDEO], quien ha tenido que celebrar la tradicional cena de Nochebuena entre algodones al ser ingresado en el hospital de manera repentina.

Todo sucedía horas antes de Nochebuena cuando el catalán sufría una intoxicación alimentaria que le dejaba KO, hasta el punto de tener que acudir a urgencias, donde no le dejarían marchar a casa mandándolo a planta para realizarle exploraciones y tenerlo bien cerca para que la cosa que empezó con dolores estomacales y malestar general no fuera a más.

No podía evitar, pues, que se le arruinase el día 24 de diciembre al ver cómo los médicos, en lugar de dejarlo volver a casa tras una simple exploración, le colocaban el goteo y le empezaban a hacer una serie de pruebas destinadas a conocer la gravedad y la afectación de la dichosa intoxicación.

Era entonces cuando este, al conocer que su salud no corría gravedad, comentaba la jugada con sus miles de fans en las redes sociales, preocupando a muchos de ellos hasta el punto de tener que tranquilizarlos asegurando que todo se debía a la ingesta de algunos productos en mal estado, lo que cabe recordar puede llegar a ser peligrosísimo en función de cómo de mal esté algo que nos comamos.

Por suerte, todo está controlado y Suso el catalán, que ha cancelado todos los bolos previstos para estas navidades, ya está dado de alta.

Navidad, fechas de intoxicaciones

Con tanta comida navideña de empresa, amigos y familia las intoxicaciones alimenticias se multiplican durante unas fechas en las que se redoblan los trabajadores del área de urgencias de los principales hospitales españoles.

Ni que decir tiene la cantidad de intoxicaciones etílicas que durante estos días se registran en los centros de salud de todo el país como consecuencia de noches de exceso. Algo que tendrá su momento máximo en Nochevieja, cuando los casos de intoxicación etílica se disparan.