La serie Dragon Ball [VIDEO] es conocida mundialmente y ha conquistado miles de fans desde la década de los 80. Siendo originalmente producida en Japón en forma de manga, con los años se convirtió en #Anime y fue vendido a otros países, chocando con las culturas y tradiciones de otras partes del mundo. Por eso muchas escenas y personajes fueron prohibidos y censurados, obligando a los productores a adaptarse a la creación de nuevas sagas.

5 - Personajes

El señor Popo fue creado en color negro. Cuando la franquicia fue vendida al occidente, tuvo que cambiar de color, transformándose en Popo Blue. El simple hecho de ser del color negro podría ofender y generar prejuicio racial, así que creyeron mejor cambiar su color y evitar problemas con la crítica.

4 - Imágenes

Algunas escenas mostraban a los personajes sin ropa y eso no era visto con naturalidad, pues la mayor parte del público, en occidente, es infantil. Para no tener problemas con padres, anunciantes e inversores todas las imágenes de ese tipo fueron cortadas.

3 - Creencias

En algunos episodios había la evidencia de la creencia de los creadores del anime, mostrando vida después de la muerte y hasta lugares donde la gente iba a "pagar los pecados". Esto también tuvo que ser modificado, para no interferir en la religión vigente del país donde los episodios eran transmitidos.

2 - Escenas fuertes

De inicio las sagas tenían mucha violencia, muerte y sangre. Como la mayor parte del público está constituido por niños muchas escenas han sido prohibidas o modificadas. Con el paso de los años los productores ya fueron haciendo las sagas sin sangre y con poca violencia, incluso en las luchas entre guerreros. [VIDEO]

1 - Vestimenta

En algunos países, como Tailandia, no podían ser exhibidos ni personajes con ropa de baño.

Era común que las escenas fueran borrosas o no mostradas. Los episodios acababan quedando sin sentido de tantas escenas prohibidas. Cada país tiene su restricción, por lo que Toei junto con el autor, Akira Toriyama y Toyotaro, el ilustrador, viene haciendo que las escenas sean producidas de modo que no tengan restricción en ninguna parte del mundo.

Primero para que ningún fan, de ningún lugar del mundo, sea impedido de ver su serie preferida. Segundo, para que no tengan perjuicios, pues un solo episodio tarda 6 meses para ser producido y tiene un costo de aproximadamente 50 mil dólares. De esta manera la franquicia sigue agradando a los fans y anunciantes, siendo una de las series más rentables ya producida en Japón en los últimos tiempos. #Dragon Ball #Dragon Ball Super