Sorpresón por todo lo alto el que tiene en vilo a los protagonistas de Sálvame y a todos los fans de este serial vespertino que, a cada día que pasa, depara un giro más sorprendente y más tenso para los rostros visibles del que es el programa de corazón decano de la televisión en España.

Hablamos, cómo no, del presunto boicot que se habría orquestado desde la misma cadena que le paga hacia Lydia Lozano del que aquí nos limitamos a hacernos eco tras una serie de informaciones publicadas por La Razón y EsDiario, donde detallan cómo funcionaría este "boicot" hacia la veterana periodista.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Todo habría comenzado en el mismo momento que Jorge Javier Vázquez, tras conocerlo de primera mano de los altos despachos de Mediaset España, anunciaba que serían cinco de los más de diez colaboradores que participan entre Sálvame y Sábado Deluxe los que se encargarían este año de dar las campanadas de Telecinco.

Un giro en relación a los planes iniciales destinado a reeganchar a muchos de los espectadores que se han ido perdiendo en los últimos tiempos hasta el punto de hacer peligrar el futuro del programa que, eso sí, no podría contentar a todos los tertulianos, ya que todos no caben en el salón desde donde emitirán los últimos segundos de 2017 y los primeros de 2018.

Una vez Belén Esteban se borraba por sorpresivas razones [VIDEO], el resto quedaban pugnando por un lugar. Cuatro los elegiría la propia cadena y un quinto quedaría a la elección del público. Algo que deberían dirimir a partir del envío de mensajes de texto de pago, como si de Gran Hermano o Supervivientes se tratara.

Pues bien, según las citadas publicaciones que aquí replicamos, no se estaría pudiendo votar a Lydia Lozano para que esta completase la plantilla de elegidos dado que, al votar por ella, y tal y como demuestran con fotos, el sistema de recogida de votos da error [VIDEO] indicando que "tu sms no coincide con el nombre de ninguno de los colaboradores".

Lío en Telecinco con el asunto de las campanadas

Tal y como recogen en La Razón, en el caso de que se tratase de un problema técnico y no fuese queriendo, lo cierto es que todos aquellos que han intentado votar por ella no estarían contabilizados, dejándola ya casi de manera automática fuera de cualquier lucha por conseguir el anhelado lugar en las campanadas.

En caso de que no lo hubiera el asunto sería ya mucho más grave. Como lo es que, a pesar de no poder votar por ella, el dinero se le cobre igualmente a aquellos que técnicamente no han votado.