Novedades en relación a la tremenda y durísima batalla judicial que vienen protagonizando desde hace más de un año Belén Esteban y Toño Sanchís en uno de los casos más peliagudos que afectan al panorama rosa patrio de los que se han venido viendo en mucho tiempo.

Y es que, cuando todo hacía prever que Belén ya lo tenía todo atado y bien atado, que solo sería cuestión de tiempo que quien fuera su representante durante toda una vida le pagase el casi medio millón de euros al que este era condenado sumando la indemnización más las costas judiciales, parece que se abre una puerta para la esperanza del manager de famosos.

Esta no es otra que el recurso que el valenciano habría interpuesto en su momento en la Audiencia Provincial y que deberá dirimir en las próximas fechas si da por bueno el fallo judicial que proclamó como vencedora de esta historia a la colaboradora estrella de Sálvame [VIDEO] o, si por contra, da por buenas las alegaciones presentadas por el levantino y declara la nulidad de la sentencia anterior.

Algo en lo que parecen confiar más que nunca los abogados del colaborador de El programa de Ana Rosa y que, de producirse, tendría consecuencias inesperadas para la de San Blas. Y es que, recordamos, si Toño consigue ganar a Belén Esteban en la Audiencia Provincial, no tendrá que abonar ni un solo euro a su enemiga íntima, librándose de forma instantánea de toda culpabilidad.

Situación que anhela un Toño Sanchís que, además, acababa el pasado verano enterándose de que su actual domicilio, el que compró tras toda una vida de trabajo, le había sido embargado [VIDEO] con la intención de que este hiciera frente a todas las deudas judiciales que tiene con la rubia más famosa de España.

Todo en manos de la Audiencia Provincial

Una ejecución que lleva tiempo, dados los recursos interpuestos por la defensa y que, como sucede con la indemnización y las costas, tampoco se llegaría a producir si consigue convencer a la Audiencia de que ninguna de las acusaciones que le realiza la de San Blas tiene fundamento alguno.

Así pues, ahora entramos en una espera que podría prolongarse durante meses pero que deberá resolverse durante el próximo y cercano 2018. Y es que, una vez esta nueva instancia dictamine sentencia, ninguna de las dos partes tendrá derecho de recurso, llegándose al final de una batalla judicial que se ha antojado eterna para las dos partes en conflicto. Cada vez queda menos para que llegue el final.