Los seguidores de Sálvame y los telespectadores habituales de Telecinco ya lo saben. Lo que está sucediendo en los últimos tiempos en el programa de corazón decano de la televisión española está superando todos los límites de lo que creían haber sido testigos.

La pugna por la presentación del programa, la lucha entre presentadores y la productora, los malos rollos entre colaboradores que provocan la salida por la puerta de atrás de Kiko Matamoros o la última advertencia de Paz Padilla a la dirección del programa en relación a la oleada de despidos que planean sobre el plató tiene el cortijo alarmantemente revuelto.

Tanto es así que, después de una semana durísima para cuatro de los colaboradores de este espacio, como es el caso de Lydia Lozano, Terelu Campos, Jesús Manuel o Rafa Mora, los cuatro señalados para emprender las de Villa Diego tras los cambios anunciados próximamente para lavar la cara al programa y recuperar parte de la audiencia perdida, el rey del cortijo, Jorge Javier Vázquez, ha querido mojarse sobre todos estos asuntos.

Lo hacía focalizando el contexto actual en el que vive el programa en dos de sus rubias más polémicas -con permiso de Belén Esteban- como son Terelu y Lydia Lozano. Algo a lo que le dedicaba un buen puñado de líneas en su última columna que escribe semanalmente para la revista Lecturas y que cualquiera puede leer [VIDEO] en la página web de la publicación del corazón.

En esta hace referencia a las dos formas de entender su trabajo en Telecinco para Terelu y para Lydia. Mientras asegura que para la primera es tan solo un medio para ganarse la vida, para la segunda, según lo siente cada día, es una parte imprescindible de su vida. De ahí que las reacciones de ambas a su posible despido haya sido totalmente opuestas.

Lydia Lozano, "víctima del sistema"

Es cuando entra en harina cuando, profundizando en lo que suponen los despidos que tan bien conocen los españoles en los últimos tiempos, acaba catalogando a Lozano como una "víctima del sistema".

Ese sistema que no te enseña a vivir a partir de ese primer día en el que te levantas de la cama y no tienes un lugar al que ir a seguir desarrollándote profesionalmente. Día que protagoniza las mayores pesadillas de la canaria.

Y es que, según se desprende de las palabras de JJ, Lydia Lozano necesita la televisión para desarrollarse incluso a nivel personal. Tanto que todo lo que le estaría sucediendo últimamente a la colaboradora la tendría sumida en un estado de ánimo preocupante para su entorno más cercano.