Nueva salida de tiesto de Jorge Javier Vázquez. En este caso, la polémica que convertía al presentador estrella de Telecinco en tendencia en las redes sociales no había sido provocada por sus comentarios o actitudes realizadas al frente de Sálvame, sino por el delicado programa que tuvo anoche en Gran Hermano Revolution.

Un programa al que, al parecer, el conductor del programa habría llegado con algunos grados de más en su interior, a tenor de lo sucedido con uno de los concursantes del programa, con quien el de Badalona acabó cruzando todos los límites del mal gusto, hasta el punto de convertirse en el auténtico protagonista (¿involuntario?) de la velada en GH Revolution.

Todo sucedía durante una de las miradas a la grada que se realizan en el reality show para comentar los vídeos de la convivencia en general que se produce en la casa con los familiares que todos los grandes hermanos llevan al plató.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

En un momento dado, el conductor, sin venir a cuento, no dudó en realizar una pregunta que le rondaba por la cabeza a la madre de uno de los concursantes.

Concretamente fue a la madre de Rubén, a quien, ni corto ni perezoso, cuestionó sobre el tamaño del miembro [VIDEO] de su hijo: "¿La tiene que tener grande, no?" preguntaba JJ a una progenitora que trataba de salir al paso entre risas indicando que "tengo la impresión de que sí, porque dicen que a la gente bajita le pasa eso".

Una respuesta que, lejos de bajarle la temperatura, pareció subírsela. Dado que posteriormente, y al charlar con una de las invitadas de esta última semana a la casa como es la última ganadora de GH VIP, Alyson Eckman, no tardó en formularle la misma cuestión que, en este caso, fue esquivada hábilmente por la norteamericana.

Duras críticas a Jorge Javier en Internet

Un monotema que no pasó desapercibido ni para los asistentes al programa ni, por supuesto, para los miles de comentaristas en las redes sociales de la gala de anoche que, indignados, pusieron a Jorge Javier en el disparadero realizándole todo tipo de calificativos que muchos consideraron más que justos.

"Baboso", y otros insultos irreproducibles en esta entrada se multiplicaban entre unos fans de GH Revolution que se hartaron de recordar que, aunque muchos no lo crean, hay menores que ven este espacio y que pueden interpretar que según qué cuestiones son normales o tienen una importancia que, quizás, solo tenga para el catalán.

La polémica está servida.