Después de las primeras traducciones del manga, del capítulo 28 de Dragon Ball Super [VIDEO], finalmente acaba de revelarse toda la traducción completa en español, detallando hechos claves como saber quién fue aquel guerrero que derrotó a Bills alguna vez en el pasado, y porque todos los dioses destructores odian a Bills.

Tras conocerse que Vermouth anunció que se retirará pronto de su cargo como dios destructor [VIDEO], y en su lugar, será Toppo quien tome su posición, el torneo de los dioses finalmente va a empezar, y reemplazará al torneo preliminar del universo siete contra el nueve de la serie animada.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Además, de que esta no sería la primera vez en la que los doce dioses de la destrucción se reúnen, pues ya hubo una primera vez, y fue por culpa de Bills, siendo esta la razón por la cual es odiado por sus semejantes.

Bills ocasionó la primera tragedia

Vermouth, el dios destructor del universo once, revela que la última convocatoria de emergencia de todos los dioses de la destrucción fue por culpa de Bills, puesto que puso en apuros a todos los universos, dejándolos en la mira de ser destruidos.

Zeno sama había llamado a todos los dioses para jugar a las escondidas, y buscar a los concursantes lo largo de todos los universos. Sin embargo, Bills terminó durmiéndose por cincuenta años, cancelando de esta manera la competición. Esto generó una ira enorme en Zeno sama, por lo que los otros dioses destructores, tuvieron que hacer grandes hazañas para calmar su ira. A partir de ese momento, empezaron a odiar a la deidad destructora del universo siete, aunque algunos, tienen otras razones personales.

Comienza el torneo

Finalmente el torneo comienza. Todos los dioses deciden ir contra Bills, aunque éste logra manejar el combate con relativa facilidad. Goku se queda sorprendido al ver como la deidad logra pelear demasiado bien. Sin embargo, Whiss menciona que esto es gracias a que el cuerpo de la deidad reacciona instintivamente, pero no es perfecto. Y en efecto, segundos después, Bills es atrapado por Mosco, el dios destructor del universo tres de Dragon Ball Super.

Por fortuna, logra escapar utilizando a Champa como distracción, y ataca a un grupo de dioses destructores que se encuentran protegidos por una barrera de velocidad de Sidra, el dios destructor del universo nueve. De pronto, Vermouth ataca a Sidra, indicando que este no es momento para cooperar, y que solo uno puede ser el más fuerte de este torneo.

Quitela, dios del cuarto mundo, está de acuerdo. Inmediatamente, todas las deidades parecen divertirse, excepto Bills, quien no comparte la opinión, pues el torneo cambia de ser un simple combate, a una supervivencia del más fuerte.