Belén Esteban ha vuelto de sus vacaciones de verano y aunque todas sus reapariciones públicas en el mes de septiembre son a golpe de exclusiva, la princesa del pueblo ha dado una exclusiva con nuevo contenido de verdad, no ha hablado sobre algo que ya ha sucedido antes.En este caso, la exclusiva viene gracias a María José Campanario.

Belén Esteban cuenta que el 8 de agosto se encontraba comiendo en un restaurante a las afueras de Paracuellos con su pareja y sus suegros, fue entonces cuando sin esperarlo, sonó su teléfono y quien llamaba era la mismísima María José. Belén dice que miró a su novio Miguel sin saber muy bien qué hacer dado que por todos es sabido que la mujer de Jesulín se encuentra enferma y que fue Miguel el que, indicándole que estuviese tranquila, la animó a descolgar.

"Felicidades porque has sido una gran madre con Andrea"

En primer lugar la de Paracuellos dice que ella se interesó por cómo se encontraba María José de salud en ese momento, a lo que la mujer de Jesulín respondió con simplemente un "bien". Después de esta respuesta, según contaba Belén Esteban anoche en Sábado Deluxe, Campanario la felicitó por ser una gran madre con Andrea y le dijo que estaba intentando convencer a Jesulín para que pagase los estudios de su hija.

Según narraba la princesa del pueblo, el estado en el que parecía encontrarse la odontóloga era muy preocupante. Belén insistía anoche en la preocupación que siente por ella dado que no es normal el tono de voz que usó para referirse a ella. Era un tono de voz muy animado según la descripción que hizo Belén de él, un tono muy eufórico y excesivamente cariñoso.

"Quiero verte, quiero ir a tu casa, quiero hablar contigo. Tengo muchas ganas de hacerlo"

Aunque el relato de Belén no acaba aquí, la de Paracuellos asegura que María José Campanario le pidió por favor el poder verse en la casa de Belén sin que nadie de su familia se enterara a lo que Belén le respondió que su casa no era el lugar más indicado, ya que siempre estaba repleto de prensa.

Después de varios minutos de conversación, Belén decidió cortar la comunicación y desearle una pronta y próspera recuperación aunque se quedó muy preocupada y alarmada por la llamada que había recibido.

Belén Esteban: "Llamé a Jesulín para alarmar y no dijo nada, sólo colgó el teléfono"

Belén, tras haberlo meditado durante unos días decidió tomar las riendas de la situación y ponerse en contacto con Jesulín para contarle lo sucedido y alarmarle de los pensamientos de actuar a escondidas de su mujer a lo que el torero después de escuchar atento todo lo que le decía la única respuesta que dio fue cortar la llamada y no volver a contactar con la madre de su hija.

Sin lugar a dudas, independientemente de que María José Campanario esté pasando por un momento delicado de salud el que más sufrimiento está acumulando es su marido quien, totalmente consciente de todo, no sabemos cómo puede estar aguantando tanta presión mediática después del marrón que tiene en casa tras la decadencia que esta sufriendo su mujer.