Carmen Lomana está indignada [VIDEO] contra la colaboradora de "Sálvame" y no le falta razón: “¡Me enerva que vaya dando clases de moralidad y ética cuando me debe tanto dinero!”. El dinero en cuestión son 30.000 euros resultantes de ganar la demanda que interpuso contra Belén Esteban, Mila Ximénez y Kiko Matamoros por injurias, calumnias y derecho a la intimidad.

Espero que tenga suerte a la hora de cobrar a Toño. Gané el juicio en el Supremo y todavía no me ha pagado”. No menciona ni a Kiko ni a Mila, por lo que suponemos que ellos si han abonado su parte. ¿Qué motivos puede alegar la señorita Esteban para no pagar una sentencia en firme de hace tres años?

Carmen lo comentaba vía Twitter y una fan le conminaba a llamar al programa.

Puedes ver su contestación aquí.

Es curiosa la respuesta de la cadena y lo que están haciendo ahora con Toño Sanchís, vapulearlo y denigrarlo sin piedad, incluso metiéndose con su relación de pareja y familiar. Ya tienen los días de gloria que buscaban.

El juicio contra Belén Esteban, Mila Ximénez y Kiko Matamoros

La demanda se interpuso en Julio de 2011 y en principio se pedían 500.000 euros a los colaboradores por: “graves vejaciones, insultos y descalificaciones como”: “falsa”, “sinvergüenza”, “estafadora”, “vete a la ‘m…..’”, “buscavidas”, “busca camas altas”, “cerda”, “paga novios”, "analfabeta" “te vas a cagar” y unas cuantas lindezas más con las que normalmente acostumbran a vilipendiar a quién no les baila el agua.

El juzgado de primera instancia ya las consideró indignas y un grave atentado contra el honor de la demandante no amparado por la libertad de expresión. El juez consideró que el trío de colaboradores de “Sálvame” tuvieron una actuación: “desproporcionada guiada únicamente por un inequívoco propósito de denigrar”. Los demandados recurrieron la sentencia.

La batalla duró cuatro años hasta que en 2015 el Tribunal Supremo refrendó nuevamente lo dicho en los anteriores tribunales, condenando a los tres colaboradores a una multa de 120.000 euros más las costas del juicio a repartir entre los tres: Mila Ximénez: 60.000 euros Kiko Matamoros: 30.000 euros y Belén Esteban: 30.000 euros.

Resulta elocuente este párrafo de la sentencia: “Puros insultos y expresiones dirigidas a ofender, por su entidad y la puesta en escena con gestos soeces, palabras y actitudes provocadoras, demuestran la falta de rubor y de reparo de los protagonistas”.

Ahora han convertido una cuestión administrativa entre representada y representante, en el juicio del siglo que les ha servido para relanzar a su gallina de los huevos de oro que últimamente ni siquiera los ponía de plata. Solamente les falta quemar a Toño Sanchís en la hoguera, aunque moralmente ya lo están haciendo.