Adara Molinero, sexta clasificada de Gran Hermano 17, lleva unas semanas en el centro de la tormenta. La madrileña está siendo tan protagonista tras la finalización del reality como lo fue durante su transcurso, tanto por su relación con Pol Badía como especialmente por sus enemistades. Meritxell Prieto, Laura Ríos, Bárbara Cañuelo, Rodrigo Fuertes, Clara Toribio, Miguel Vilas, Beatriz Retamal... Todos han sido víctimas o verdugos de Adara, según la óptica con la que se mire.

Después de ser protagonista este miércoles por su guerra abierta en Twitter con Meritxell, Adara ha vuelto a disputar otra batalla, esta vez con la ganadora del reality.

Y eso que La Naranjita vivió ayer un día dulce. Primero, con el estreno de un nuevo capítulo de su docu-reality online, Rodéanos, en el que pudo verse como fue su despedida de su Valencia natal rumbo a Madrid, su actual lugar de residencia, donde comparte piso con Clara. Y segundo porque multitud de medios de comunicación se hicieron eco de su particular luna de miel con Rodrigo y, sobre todo, del desnudo de ambos en Instagram.

Y precisamente fue eso lo que desencadenó su trifulca con Adara. Al parecer, aunque ya ha eliminado casi todo rastro de ello en su cuenta de Twitter, la madrileña dio "Me gusta" a varios tuits que atacaban duramente a Bea. Algunos usuarios que fueron testigo de ello los definieron como "cosas asquerosas y bochornosas" en los que, entre otras cosas, dijeron que la valenciana y su pareja no saben qué hacer para llamar la atención, que Bea se acuerda de Adara a todas horas y no le llega ni a la suela del zapato y que es una choni poligonera ridícula.

Vídeos destacados del día

Y la ganadora de GH17 estalló y respondió de una forma fulminante y directa. Bea acusó a Adara de inventarse que quiere casarse y tener hijos, de no saber hablar, de meterse y nombrar a gente del mundillo "hablando mierda" todos los días buscando guerra para que hablen de ella porque no sabe hacer otra cosa y no tiene argumentos, de ser una "bocachancla", una envidiosa y una mala persona y de no superar haber perdido el concurso porque se creía la ganadora de GH. Por eso le recomendó que se fuera del país y la olvidase.

Además, Bea reprochó que Adara exijiese que no se la nombrase, pero se dedique constantemente a dar "Me gusta" a sus cosas, llamándola "pajamentales" y le recordó que la última vez que se vieron en persona, en el concierto de Nicky Jam, no la miró pero "debería haber ido a decirte cuatro cosas, amargada". También se justificó diciendo que no tiene la necesidad de nombrar a nadie para ser noticia y que "no busco, a mí me encuentran".

La naranjita aseguró que Adara es "más fácil que la tabla del 0" haciendo referencia a su vida sentimental, recomendando a los usuarios que pregunten por Madrid, dando a entender que tiene fama de irse con cualquiera.

Tambien afirmó que prefiere ser una choni poligonera con lealtad, amigos y amor verdadero antes que "ir de fina, tener mal fondo y poca educación". Además, amenazó con tener información de la madrileña que le haría daño pero "prefiero ahorrarme tus mierdas y no darte el disgusto".

Por último, Bea le dijo que nadie se acuerda de ella, "ni el barrio dónde vivías", y que molesta en las redes sociales: "Desaparece, pesada obsesiva". También la acusó de estar reventada por no haber participado en Supervivientes 2017, "que era lo que deseabas", y de estar tratando de copiar su docu-reality, Rodea, creando un canal de Youtube para anunciar que se va a vivir con Pol Badía. Le recordó que no tiene amigos, que solo se ha llevado a su novio del concurso y que éste "algún día abrirá los ojos", afirmando de él que le da pena y lástima. Para despedirse, le dijo que se iba a la cama "con quién desearías meterte tú, que por eso me tienes tanto asco, reventada".

Cuando todo parecía que entre Adara y Bea reinaba la indiferencia y que habían aceptado su odio mutuo una cerilla provocó un incendio entre ambas. La madrileña no contestó al tiroteo tuitero de su enemiga pública, pero es de esperar que acabe haciéndolo a lo largo de estos días. Mientras que algunos usuarios de Twitter apoyan a la una o a la otra, otros muchos han afirmado sentir vergüenza ajena de esos ataques entre mujeres y de que se pongan a ese nivel. Y es que Gran Hermano 17 duró tres meses que parecen siete, ya que está siendo la edición en la que más discusiones está habiendo después de su finalización.