Muchos han sido los rumores que apuntaban a numerosas mujeres en la vida del Rey emérito Don Juan Carlos I, sin embargo, unas adquirieron más fuerza que otras, y aquí tenemos la prueba de ello. Tras la biografia escrita por la periodista Pilar Eyre, han saltado todas las alarmas y sin duda de ningún tipo, relacionaba a la presentadora de "Corazón, corazón", mucho más joven que el monarca con éste.

Esto durante muchos años sólo fue un rumor pasajero, de hecho, la edad no concuerda para afirmar dicha relación, pero Don Juan Carlos ya sabemos que no ha tenido un prototipo fijado como mujer 10. Han saltado a la palestra Corinna, Sara Montiel, la condesa Micolis de Ribilent, María Gabriela de Saboya o Carmen Díaz de Rivera, quien fue representada por una mini serie de Telecinco "Lo que escondían sus ojos".

Ésta para más inri, muy involucrada con la política y consejera del presidente del Gobierno por aquel entonces, Adolfo Suárez.

Pero la que más fuerza ha tenido de todas estas supuestas amantes del Rey, es Bárbara Rey, quien según Amadeo Martínez, estuvo cobrando dinero del Gobierno hasta 1996 por guardar silencio de su relación con el #Borbón. Aún así, parece que a nuestro Rey emérito no le terminaron de satisfacer del mundo de la política o periodismo y saltó al mundo de la farándula con la cantante Raffaela Carrá... En definitiva, un sinfín de rumores que adquieren mucha fuerza cuando ya dejó el trono a su hijo, Felipe VI.

Pero lo más surrealista de todo esto, contado en un programa del corazón es que la propia reina Sofía preguntara a una periodista qué hacía Anne Igartiburu en un camerino de la otra cadena, a lo que ésta se quedó pasmada.

Vídeos destacados del día

Así que..con esto podemos concluir que Sofía siempre ha sido consciente de lo que su marido haya podido o no hacer. Sin embargo, parece doloroso afirmar a través de los medios de comunicación estas supuestas infidelidades que la dejan descompuesta. Esperemos que en todo esto haya algo de relatividad y poca verdad...aún así, no podremos saberlo. #Infanta