Aunque su carrera siempre se ha caracterizado por ser de las más longevas y con más éxito en la gran pantalla, últimamente no está viviendo sus mejores momentos.

Y es que, a María Teresa Campos se le acaban los programas. Desde que le otorgaron la exclusividad de "Qué tiempo tan feliz" ha empezado la decadencia en su vida. Aunque en el aspecto amoroso, sí parece que ha ganado más de lo que ha perdido, pues se encuentra viviendo uno de sus momentos más dulces junto al chileno Bigote Arrocet.

Sin embargo, la última noticia que nos llega del clan de las campos, es, supuestamente, y tras la renuncia de la directiva de proseguir el programa "Qué tiempo tan feliz", es que María Teresa ha hecho una llamada para salvar su programa sea del modo que sea.

Sin embargo, la directiva no ha cedido a esta petición, puesto que los datos de share hablan por sí solas. Su programa está en total decadencia y "Las campos" fue un "regalo" que la cadena le hizo para intentar subir su caché, que hasta el momento, sigue por los suelos.

En definitiva, los problemas de las Campos cada día son mayores. Las supuestas deudas siguen en auge y los programas no remontan, por lo que, las Campos, estarían viviendo sus peores momentos tanto mediáticos como, supuestamente, económicos. Así que, tanto María Teresa como Terelu, estarían intentando por todos los medios devolver a la gran pantalla el programa "Qué tiempo tan feliz", que en un principio, se baraja la posibilidad de dejarlo únicamente los sábados y cancelar su emisión los domingos.

Esperemos que cese cuanto antes este calvario que la familia Campos está viviendo y zanjen esas supuestas deudas que tienen con la Hacienda.

Vídeos destacados del día

Sus fans quizás estarían más contentos si María Teresa se retirase de la cabeza de los programas, ya que eso podría ser perjudicial para la progresión de la cadena.

En cambio, estaría genial para los espectadores si siguiera en la sesión especial que Sálvame le otorga para escuchar las llamadas telefónicas de los telespectadores y dar su opinión.