Como ya conté en uno de los anterior artículos, la lucha entre las razas gyojin (tritones y sirenas) y los humanos, siempre ha existido por el simple hecho de creer a una raza superior a la otra, en este caso los humanos sobre los gyojin. Tanto llegaron a creerse los humanos su superioridad frente a los tritones, que los Tenryuubito, nobles mundiales, usaban a los gyojin como esclavos. Como también conté anteriormente en otro capítulo existió un héroe de la Isla Gyojin (tierra natal de los tritones) con el nombre de Fisher Tiger, que combatió contra los nobles para salvar a los esclavos y hasta llegó a crear una banda de piratas, Los Piratas del Sol, con la que pretendía que no se volviera a menospreciar a la raza gyojin.

Esto fue así hasta que Tiger murió tras no querer recibir una transfusión de sangre humana, después de una batalla en la que fue gravemente herido. El resentimiento que tenía hacia los humanos, ya que el también fue esclavizado por ellos, le llevó a preferir la muerte antes que a recibir su sangre.

Aunque Tiger en el fondo quería buscar la paz entre los humanos y tritones, no todos sus iguales pensaban de la misma manera que él. Un ejemplo de ellos es el de los Piratas de Arlong, también mencionados en otro artículo. Pero el resentimiento de los gyojin hacia los humanos está ya tan integrado en su sociedad que es imposible de borrarlo y se transmite de generación en generación. De esto se aprovecha la nueva generación de piratas, criados en la Isla Gyojin y posteriores a Arlong, bajo el nombre de los Nuevos Piratas Gyojin, que se encargan de reclutar y trazar un plan para acabar con los humanos.

Vídeos destacados del día

Pero en la isla también surge una vertiente que busca la paz entre los humanos y tritones y que es promovida por la regente del país, la Reina Otohime. Ella se dedica a intentar convencer a los ciudadanos de que no todos los humanos son malos y que los que se encargan de raptar y esclavizar a los gyojin son piratas y otros humanos que no corresponden con la verdadera naturaleza de la raza humana. La reina empieza a conseguir adeptos y a recoger firmas para llevarlas al Congreso del Gobierno Mundial, para que acepte la propuesta de que los gyojin vivan en la superficie junto a los humanos y no en el fondo del mar como lo hacen actualmente.

Otohime estaba a punto de alcanzar su objetivo, pero entonces el capitán de los Nuevos Piratas gyojin, Hody Jones, que por entonces estaba infiltrado en la Armada Real, asesinó a la reina y tramó un plan para echar la culpa a un humano y conseguir que los tritones, ya sin la reina y viendo como ella fue asesinada por un humano, no volvieran a confiar en la raza humana.

Así, Hody continuó reclutando más piratas e incluso esclavizando a los humanos que llegaban a la Isla gyojin para alzarse con el poder de esta y derrocar al reino que gobernaba en la isla. Pero en el momento que Hody inicia su plan de conquistar la isla y eliminar a todos los no afines a su ideología, los Sombrero de Paja se encuentran en la isla, consiguen pararlo y salvar a los gyogin. Debido a esto los tritones consiguen ver que no todos los humanos son malos y empezar desde cero.

En este ejemplo podemos ver cómo la serie refleja que al transmitir el odio, el resentimiento y la violencia hacia las nuevas generaciones se crea un círculo vicioso muy peligroso, difícil de parar y casi imposible de borrar del todo de la sociedad. #One Piece #Series #Anime