No cabe duda de que la película stuart little fue bastante exitosa, este film fue estrenado en el año 1999 gracias a Columbia Picture, logrando recaudar más de 140 millones de dólares, sin embargo, nadie sospecharía que esta famosa película escondería un sorprendente secreto.

En la Segunda Guerra Mundial miles de personas decidieron escapar de las zonas de conflicto, los que más tuvieron que marchar fueron los judíos, a los cuales buscaban intensamente en países como Alemania. Por esta razón, los judíos sufrían una gran desesperación, y arrancaban sólo con sus artículos de valor para poder venderlos, y de esta manera sobrevivir en momentos difíciles.

Muchos de ellos llevaban consigo joyas y pinturas, lamentablemente para ellos muchas de estas piezas de alto valor fueron confiscadas por los nazis, lo que fue bastante perjudicial para la historia, dado que muchas de estas piezas artísticas fueron vendidas a bajo valor, mientras que otras fueron eliminadas o extraviadas, este suceso provocó que se perdiera la pista de pinturas que actualmente costarían millones de dólares, uno de los casos más emblemáticos fue el de una de las pinturas de Robert Berény, llamada “Mujer dormida con jarrón negro”. Se cuenta que una persona en la Segunda Guerra Mundial se fue con ella y la perdió, esta pintura costaba en la época cientos de miles de dólares.

Ahora, volviendo con el tema de Stuart Little, el historiador húngaro Gergely Barki se percató de un interesante detalle en la película.

Vídeos destacados del día

Efectivamente el famoso cuadro de la mujer dormida con el jarrón negro aparecía en varias escenas de la mencionada película, por eso este historiador trató de contactar en reiteradas ocasiones con los creadores de esta película, hasta que logró hacerlo. Inmediatamente los dueños llevaron la obra de arte a un experto para que verificara la originalidad de ésta misma, y se confirmó que realmente era la famosa pintura.

Como dato curioso, los encargados de adornar el estudio de grabación de la película de Stuart Little compraron este cuadro en una tienda de antigüedades por 500 dólares, lo que está bastante alejado del precio real que asciende a 229.500 euros.