Después de la salida de Alain de la casa en la gala del pasado jueves, la primera que fue sin nominaciones a elección de la audiencia, los cuatro habitantes que quedan en la Casa están más que inquietos, ya deseando que llegue el día y en modo analítico acerca de lo que hacen o dicen sus compañeros. Esto ha sido lo que le ha pasado a Bea, Naranjita ha tenido que ser testigo de las peores palabras que una novia puede escuchar: que su chico no está enamorado de ella. Unas palabras que duelen mucho, sobre todo si la otra parte de verdad siente.

En esta semana han tenido que enfrentarse a una prueba en la que tenían que participar en juegos de mesa y realizar las actividades que les iba indicando el tablero según la casilla en la que cayesen, el viernes por la tarde Rodri, Bea y Meri estuvieron en la cárcel, cayeron ahí y a Meritxell se le ocurrió la magnífica idea de preguntar a Rodri qué fue lo que lo enamoró de Bea a lo que éste le respondió que no estaba enamorado.

Una frase que ha descolocado bastante a Bea, imaginaros la cara de poker que se le tuvo que quedar a la valenciana, que aunque no le dijo nada a Rodri, sí que se estuvo desahogando mucho tiempo con Meritxell. Le decía que entendía que Rodri aún no estuviera enamorado, debido al tiempo y a las circunstancias, pero que el miedo que tenía era que el madrileño no fuese a estarlo nunca o que tras abandonar la casa no quisiera saber nada más de ella.

Con esto ha quedado claro que los sentimientos de Bea son muy fuertes y que no se esperaba esta respuesta por parte de Rodrigo, Meri por su parte ha tratado de calmarla pero de poco ha servido ya que Bea estaba muy dudosa y esa frase de Rodri ha hecho que todos sus miedos se desataran, el chico también parece haberse dado cuenta de lo que ha hecho al tener tan poco tacto, veremos a ver que sucede con la parejita del reality.

Vídeos destacados del día

Muchas gracias a todos por leerme, si queréis echar un vistazo a mis otros artículos pasaros por mi perfil o por mi página de facebook "Gossip&enternainment" estaré encantada, ¡buen día para todos!