Estamos ante las puertas de la gran final de esta edición de 'Gran Hermano' y el gallego Miguel Vilas se ha colado entre los cinco finalistas. El modelo ha resultado ser uno de los concursantes más polémicos de GH17, pero ha ido perdiendo credibilidad ante el gran público. El concursante pisó fuerte la casa de Guadalix, pues era poseedor del gran secreto de la edición: sus peluquines ‘flequilleros’.

Sin embargo, el gallego vendió a la audiencia una historia basada en la pena, en la que la calvicie se había convertido en una obsesión que le hizo recurrir a sus llamativos implantes capilares para sentirse más seguro. En cambio, algo que a priori podría ser cierto se fue desvirtuando con las escenas con las que el gallego nos deleitaba ante sus compañeros cuando les hacía conocedores del gran secreto.

El chico, no sin antes representar una escena lacrimógena, hacía el descorche de peluquín cuan apertura de lata de atún. Dejando aparte el hecho de que el gallego se sintiera más o menos seguro con su aspecto físico, la calvicie del modelo es muy discutible, pues ahora que el muchacho ha decidido desprenderse de artificios, se puede apreciar que de calvo no tiene nada.

Además del tema capilar, en el pasado debate se mostraron imágenes en las que Miguel llora y anda como alma en pena por la casa. La explicación del muchacho es que odia la Navidad desde niño, que para él esta época siempre fue triste, pues su madre dejó de poner el árbol, concretamente desde la falta de su padre. Hasta ahí, todo compresible, pues no es raro ese sentimiento de apatía cuando faltan algunos seres queridos.

Sin embargo, como ha informado 'El Gato encerrado', resulta que Miguel no opinaba nada de esto hace un par de años. Según parece, el gallego dejaba ver en sus redes sociales lo mucho que le gustaba esta época: "¡Me encanta la navidad!" escribía el gallego. Además proclamaba lo feliz que se sentía comprando regalitos navideños antes de volver a casa.

Vídeos destacados del día

Incluso, hay fotos cenando en casa de su tía con una magnífica decoración navideña. ¿Está entonces Miguel vendiendo de nuevo pena a la audiencia? A su salida, Miguel Vilas tendrá que explicar muchas de sus cuestionadas actuaciones en GH17.