Un GH de opiniones divididas

Esto se acaba. El final de GH 17 está cada vez más cerca y no hay nada que podamos hacer para evitarlo. Para muchos, esta edición ha constituido el inicio del fin del formato: quejas de todo tipo han inundado las redes sociales desde su inicio. Hubo quienes comenzaron criticando la elección del casting o el desempeño del nuevo presentador y, en última instancia, las protestas se dirigieron contra la idea de que Telecinco apostaba por una ganadora, Adara, llegando a falsear los propios votos de la audiencia para lograr encumbrarla hasta el maletín (esto se demostró incierto tras la expulsión reciente de la concursante).

Sea como fuere, los datos de audiencia del programa se han visto mermados con respecto a otros años, cuestión que claramente habrá supuesto algún tipo de reflexión para los responsables de la cadena de Mediaset.

Para otros tantos, sin embargo, este Gran Hermano ha sido uno más, como todos los anteriores: un maravilloso espejo donde observar lo mejor y lo peor de nosotros mismos; un universo cerrado donde personas de carne y hueso entablan relaciones y comparten con los espectadores una porción de sus vidas. Para muchos televidentes, este programa no ha muerto ni mucho menos, porque sigue despertando en ellos interés y fascinación.

No hay un ganador claro

Para las personas que aún son fieles al programa y no se lo pierden cada semana esta recta final supone la posibilidad de realizar un último esfuerzo e intentar dar la victoria a su favorito a base de votos.

Vídeos destacados del día

Tras la expulsión de Adara, ya no habrá más nominaciones, sino que será el público el que irá echando las semanas que restan hasta la final a los menos votados.

Y en esta edición poder vaticinar quién acabará siendo el favorito por la mayor parte de la audiencia resulta complejo. Mucha gente vio en la última expulsada, Adara, a la mayor protagonista de este GH y la más merecedora de alzarse con el maletín. La madrileña fue clara favorita para ganar casi desde el comienzo del concurso, llegando a salvarse en numerosas ocasiones de la expulsión. Pero parte de la magia de GH radica en su imprevisibilidad y la muchacha no llegó tan siquiera a la final.

Cinco son los participantes que permanecen todavía en la casa y ninguno de ellos ha despuntado demasiado respecto a los demás para poder afirmar que es claro favorito para vencer. Cada uno de ellos ha jugado una baza distinta en el juego y ha tenido protagonismo en momentos y por razones distintas. A diferencia de otras ediciones donde la cosa está más clara, en esta ocasión tocará esperar hasta el final para poder conocer al ganador.