¿No te has preguntado alguna vez de donde proviene la idea de un súper guerrero que cambia de apariencia? Por supuesto que esto se relaciona con lo referente a la serie que más icónica es en este sentido, Dragon Ball.

Y es que la figura como tal del súper saiyajin se hizo tan popular, dándole un giro tan único a una serie emblemática, que lo cierto es que pese a que la mayoría la conoce y sabe lo que significa el pelo amarillo y después azulado de los protagonistas, muchas veces ignora de dónde salió esta idea, que ojo no es nueva.

Y aunque no es algo que te pueda asegurar que es de alguna forma real, el término súper saiyajin significa literalmente en términos culturales, súper guerrero, y desde tiempos inmemoriales su noción esta en nuestros cuentos y mitos.

De hecho, si revisamos todas las culturas en su forma de tradición legendaria nos daremos cuenta como siempre está presente la opción de transformación en un súper guerrero, y se consideraba que esta forma se lograba de manera gradual con el tiempo y el entrenamiento, pero que más que todo era algo que tenía que aflorar en la batalla.

¿Te recuerda esto en algo a la batalla entre Goku y Freezer?

Pues bien, aquí empezamos a darnos cuenta como la idea no es para nada nueva, sin embargo, la inspiración final del escritor de la serie viene no de los griegos, o de los sumerios, sino de una leyenda más occidental de lo que parece, la leyenda del hombre lobo.

Solo que en vez de producirse un monstruo por la transformación al ver la luna, en este caso se produce es un súper guerrero que cambia en medio del fuego del combate, es por ello que inicialmente el diseño del cabello del súper saiyajin se colorea de dorado, a semejanza del color de una llama en el vacío del espacio.

Vídeos destacados del día

Por otro lado, vemos el factor del hombre lobo en el sentido del cambio que estuvo siempre presente desde el primer capítulo, cuando a Goku se le prohibía ver la luna de forma directa. Solo que, por supuesto Goku no se convierte en lobo sino más bien en un mono gigante, siendo justo este el toque distintivo de toda la noción de los saiyajin.