Entrevistar a un señor impresentable que abandonó a su mujer y a sus hijos que tuvieron que emigrar a España para tratar de salir adelante y que reaparece ahora para pedir que su hija le dé un trabajo, resultó ser pólvora mojada y un daño gratuito que la cantante Chenoa no merece.

Tampoco Carmen Gahona a pico y pala contra una Raquel Bollo a quien están poniendo contra las cuerdas porque tal vez su tiempo en Telecinco está a punto de finiquitar, ni la ‘amiga’ del novio de María Teresa Campos, consiguieron aumentar una audiencia que prefiere un programa lleno de buen rollo y diversión a la casquería inmunda en que se ha convertido ‘Sálvame Deluxe’.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

No solo no aumentaron su porcentaje, sino que este bajó una décima respecto a la pasada semana, quedando en un 16,8% frente al 22,4% de ‘Tu cara me suena’ que sigue imparable semana tras semana.

Sorprende que no comprendan que el tiempo de los ‘belenazos’ y similares ya pasó.

Como cada viernes asistimos en ‘Tu cara me suena’ a grandes imitaciones, esplendidas coreografías y una puesta en escena realmente brillante, que consiguen que pasemos un rato emocionante frente al televisor con un programa familiar que gusta a una gran mayoría.

La ganadora este viernes fue Esther Arroyo, ex Miss España, actriz y bailarina que vio truncada su carrera por un desgraciado accidente de coche hace ocho años que casi le cuesta la vida y que le ha supuesto una lenta recuperación tanto física como psíquica, la que de nuevo volvió a emocionar a público y jurado con su buen hacer y el optimismo que derrocha cada gala.

Su interpretación de Patsy Cline la cantante country americana, que pese a su prematura muerte con tan solo 30 años en un accidente de aviación, fue una de las cantantes más influyentes en la música popular de Estados Unidos, fue brillante y le supuso una mayor puntuación que sus inmediatos seguidores Beatriz Luengo y Blas Cantó.

Vídeos destacados del día

El peor clasificado fue David Guapo que estuvo muy divertido imitando a Rebeca y su ‘Duro de pelar’. Impagables los gags con que nos deleita en cada gala. David es un cómico al que lo que le diga el jurado y sobre todo Llácer se la trae al pairo. El está en el programa para pasarlo bien y arrancarnos una sonrisa, lo que sin duda consigue.

El otoño está siendo trágico en Telecinco, digan lo que digan María Teresa Campos o Jorge Javier Vázquez que ya se postula como presentador de ‘Gran Hermano 18’ convencido como está o como quiere hacernos creer de que Telecinco va bien y él mejor. Sin comentarios.