Con la Final de Ana Anginas y la resolución tras decidir irse con Juan, como aquí adelantamos hace unas semanas, todos los focos del trono femenino de Mujeres y Hombres y Viceversa se posan sobre la que es la nueva tronista que toma el relevo de la ex de Labrador en el sillón rojo de MYHYV.

Los que nos leéis habitualmente ya sabéis que se trata de una anónima, Claire, quien finalmente le ha ganado la partida a Thais y a Rym -al menos por ahora, ya que queda por configurar el tritrono- en una apuesta por tronistas desconocidos que esperan enganche más a una audiencia que se ha ido desenganchando de la mano de los tronos de famosos, poco a poco y paulatinamente.

Sin embargo, el hecho de que sea anónima, no le convierte en una persona de la calle, discreta, que nadie la conoce ni mucho menos que sea una chica sencilla. Y es que, según nuestros informadores, la madrileña no es precisamente nada de esto, respondiendo su vida a otro tipo de características.

La estudiante de derecho es, de hecho, de una familia acomodada de la capital de España habiendo ido desde pequeña a la cuadra para aprender a montar a caballo antes de convertirse en jinete, o mejor dicho amazona, siendo esta su actual ocupación profesional. Y es que cuando uno convive con la 'jet set', casi que es tu entorno quien elige tu futuro por ti.

Si a esto le sumamos una imagen de lo más explosiva, el cóctel que tenemos como resultado es el de la nueva tronista del programa que presenta Emma García, y que empezamos a poder intuir en las fotos que se han ido filtrando y que podéis ver adjuntada en este post.

Vídeos destacados del día

Nada más ver la imagen de esta chica, muchos de los fans del programa han empezado a criticar una decisión que poco tiene que ver con lo que ellos esperaban cuando se habló de que sería una chica desconocida de la calle la que se sentaría en el sillón rojo. Calificativos como 'pija', consideraciones como chica 'operada' en una mujer que parece retocarse al extremo antes de salir, y otros calificativos están rodeando su llegada al trono. La audiencia no parece que la vaya a recibir con los brazos abiertos.