No hay mayor noticia en estos momentos en Gran Hermano 17 que la tórrida noche que han pasado Alain y Meritxell a escasas horas para que se dé el nombre del que será el próximo expulsado en GH 17.

La tensión no resuelta entre estos dos es más que evidente y, después de haber tenido algunos juegos menores, decidieron no ser menos que Adara y Pol y disfrutaron de juegos y travesuras bajo las sábanas, tal y como ha revelado el blog del programa alojado en la web de Telecinco, 'El Gato Encerrado'.Aquellos que vieron el 24 horas ya sabrán pues lo que pasó. Tras una charla entre ambos durante la última fiesta vivida en la casa, el francés no dudó en pedirle a Meri que le acompañara a un sitio más tranquilo para acabar de decirle algo que en público no le podía soltar.

Ya alejados, fue ella la que tomó la palabra y el francés el que, con la excusa de irse a poner un hielo más en su copa, acabó alejándose de la escena.

Después de este toma y daca, Alain no tardó en pedir que a Meri que se echara a su lado en la cama, lo que tuvo una respuesta afirmativa por parte de la implicada y, allí debajo de las sábanas, y con alguna copa que otra haciendo efecto, el roce hizo el cariño y las manos de ambos se fueron a jugar a los lugares más íntimos de su geografía anatómica.

Algo de lo que no hay apenas imágenes, dado que ambos estaban tapados por las sábanas, pero que sí se puede apreciar por sus gestos... y sobre todo por el audio que despeja todo tipo de duda de que lo que hubo bajo esas sábanas fue un edredoning en toda regla con besos y manos agitándose a toda prisa.

Muy poco después de que tanto ajetreo les provocase un dolor de manos, Meritxell se mostró arrepentida por lo que acaba de suceder avergonzándose por lo que se pudiera pensar fuera y por haber cedido a un 'caletón' con una persona con la que difícilmente llegará a nada en adelante.

Vídeos destacados del día

Alain parece que prefiere vivir la vida y hacer bueno aquello de "que me quiten lo bailado", mientras se acerca la hora de la expulsión. Veremos si les pasa factura.