Si hay un personaje turbio en la presente edición de Gran Hermano 17, y sin entrar en consideración con las malas formas y dudosa educación recibida por Álvaro o Fernando por las declaraciones que todo el mundo conoce, esa es Bárbara.

La veterana de la casa, que entró con el concurso empezado, ha sabido utilizar a las mil maravillas la información privilegiada de cómo marchaban las cosas en GH 17 en el momento en el que fue requerida para formar parte del reality show de Telecinco y utilizando la herramienta de 'o me quieren o me odian' que supone convertirse en 'la grescas' oficial de Guadalix de la Sierra.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Si pasar desapercibido te puede llevar a la Final pero bajo ningún concepto ganar este programa, Bárbara, o Barby Cacu o Francisca, parece estar actuando a la perfección. Gran parte de la audiencia le apoya, y eso es mérito suyo.

Es precisamente ese del nombre el primero de los asuntos oscuros que rodean a esta mujer que, pasados los cuarenta años, parece querer esconder algunos de los capítulos esenciales de su vida, tal y como reveló la revista Lecturas en su último número, donde se indicaba que el verdadero nombre de la rubia era el de 'Paca', pero que por vergüenza había optado por cambiarlo.

Pero ojo, que esto es sólo una anécdota al lado de los asuntos más turbios que esta tendría en su hoja de servicios. La Youtuber / influencer del mundo de la cosmética y la imagen más mayor del panorama patrio, según esta publicación a la que hacíamos referencia, habría tenido problemas judiciales a raíz de algunos asuntos poco claros relacionados con el negocio que esta lleva con uno de sus ex marridos y en el que, publica Lecturas, vendería productos de dietética y una serie de pastillas milagrosas para perder peso, entre otros productos.

Vídeos destacados del día

Vídeos sobre cómo perder 40 kilos en menos de tres meses, recomendando algunos de los productos que esta misma vende con su ex marido, y otros milagros de la imagen le han llevado a sacar una buena tajada de sus vídeos en internet. Pocos de ellos inspiran confianza.