La casa de Gran Hermano ha tomado un ambiente tenso después de lo sucedido con Adara en la última edición del programa, en el cual se la ha catalogado de agresiva por su actitud, cosa que no debería importar poco, luego de tocar últimamente el tema del comportamiento y las reacciones agresivas de los participantes del reality.

La madrileña estuvo discutiendo con Miguel en el Club, ya que para variar, estos se enfrascaron en otro de esos tensos intercambios a los que nos tienen acostumbrados, y es cuando Adara se levanta y llega a tirar la silla, aparentemente como consecuencia propia de la acción rápida que realiza. Este hecho, ha puesto en pie de guerra a los seguidores del Reality en la red social twitter, en donde siempre quienes están a favor y en contra de cada participante, y en este caso, de la actitud de uno de ellos.

Los que están a favor de Adara aducen que el hecho de tirar la silla responde a los síntomas de una persona que se encuentra en una situación bajo mucha presión, en la cual está como foco de las críticas y a su vez, se siente señalada por todo el mundo, y valgan verdades, a nadie le gustaría estar en esa situación. Es por esto que como reacción, llega a levantarse lo más presurosa posible, por lo que es inevitable que la silla caiga como consecuencia.

Distinto es lo que piensan los detractores de la madrileña, quienes afirman que la respuesta de Adara a la situación no es favorable para la casa, el reality y la televisión en general, puesto que denota a una mujer que no puede controlar sus impulsos, que no sabe manejarse en situaciones de alto estrés y que pierde los papeles con facilidad, por lo que estiman que ella, voluntariamente, ha hecho caer la silla, como un acto de impotencia, para evitar reaccionar con mayor agresividad.

Vídeos destacados del día

No es la intención de nadie ponerse en papel de psicólogos, pero hay que admitir que el hecho de saber que estás vigilado las 24 horas, no es poco para lo que significa la libertad en algunas personas, y fuera de todo esto, al incluir anteriormente a Clara y Bea dentro de los llamados, "participantes agresivos", se estaría ahora reflejando esta actitud en otra persona más, siendo aparentemente, una consecuencia de la presión que se podría vivir en una convivencia de este tipo.