La casa está revolucionada. Pese a que tan solo quedan 8 participantes, las historias se entrelazan nuevamente. Con el abandono de Bárbara, la eliminación de Noe y la expulsión de Fernando todo ha cambiado de una semana a otra en Guadalix. Simona ha llegado tranquila, pero en la última fiesta ha ganado terreno y al parecer va a ir con todo para conquistar a Alain, como te lo mostramos en el video al final de la nota.

En la última fiesta del encierro, pasó de todo. Como es habitual, los chicos comenzaron una noche tranquila al son de la música. Los bailes de Adara y Mery se tomaron la pista, mientras los chicos preparaban las bebidas, que más tarde dejarían uno que otro damnificado.

La noche pasó normal y se pudo ver a más de alguna chica pasada de copas, entre ellas a la nueva incorporación a Gran Hermano, la atractiva Simona, que ha llegado decidida a recuperar terreno.

Recordemos que la rumana, llegó a gran hermano en lugar de Fernando luego de su expulsión.

Simona ha dicho que tiene novio, pero no descarta tener algún amorío dentro del encierro. El novio de esta chica es un ex mujeres y hombres y viceversa llamado Ismael Corniel, que en su momento pretendió a Jenni.

Luego de la fiesta, como es costumbre fueron a la recena post fiesta. Las hormonas estaban revolucionadas y Simona ha besado a Rodrigo y Alain. Pese a que besó a ambos chicos como un juego, no se ha despegado del lado de Alain, no pierde momento para acercarse y preguntarle lo que sea con tal de captar su atención. A continuación, te compartimos el video, para que saques tus propias conclusiones:

Simona, estuvo toda la noche junto a Alain conversando y contándole sus pesares de estos pocos días que lleva encerrada. Alain por su parte, la ha aconsejado y se ha ofrecido a conversar cada vez que esté mal, cosa que incomoda mucho a Meritxel, ya que como sabemos está muy enganchada del galán parisino.

Vídeos destacados del día

Minutos más tarde, Alain dejó a Meritxel que durmiera tranquila y se fue al club. Antes conversó con la barcelonesa y al verla pasada de copas, le aconsejó por su bien que conversaran al otro día, para evitar que pudiera decir o hacer algo que la perjudicara.