A pesar de la salida el pasado jueves de Clara, el fin de semana en la casa de GH 17 ha sido igualmente movido. Ya les contamos la trifulca entre Meritxel y Alain que tuvo comienzo con un enésimo acercamiento forzado de la pantera al francés y que acabó en unas sentenciadoras palabras de Alain a Meri. El chico intentó dejarle muy claro que jamás serían novios, pareja, amigos con derecho a roce ni nada por el estilo. Al final, la conversación derivó en gritos, reproches de la catalana y lloros en el confesionario. Aún así, la de Cornellá es la reina de la insistencia, una chica que no se rinde fácilmente. En estos momentos, podemos informar que a Meri ya se le ha pasado el enfado con el francés y ha borrado de su mente las palabras que éste dijo, ya que la muchacha continúa sin dejarle ni a sol ni a sombra.

Alain ha terminado por denominarla su pequeña "pesadilla".

Por otro lado, esta misma mañana, Bea se ha levantado con el pie torcido y la ha montado con Alain por estar desayunando huevos. Adara le ha dado la razón a Bea (ambas creen que los huevos deben ser para la comida) y al final se ha acabado montando la gran bronca entre Alain y Adara. Rodrigo ha apoyado a Alain, así que todo el mundo ha acabado enfadado con alguien. Rodrigo se ha sentido muy decepcionado con su novia, especialmente molesto por el acercamiento y la empatía de la narajita con Meri y Adara. Al parecer, el madrileño no soporta que la 'chonija' defienda siempre las posturas de Adara y tampoco las formas con las que Bea le contesta. Rodrigo ha acabado sólo en el dormitorio aunque luego Bea ha intentado solucionarlo, pero el chico no tenía ninguna gana de reconciliación.

Vídeos destacados del día

'Naranjita' ha acabado acusándole de que fue él quien gritó primero y que se había convertido en defensor y voz de Alain cuando no tenían razón con el tema de los 'huevos mañaneros'.

Si algo bueno hay en la casa de GH17, es que en Guadalix lo mismo se arma la discusión del siglo que a las pocas horas el amor vuelve a invadir el ambiente. Bea ha insistido en acercarse a Rodrigo antes de comer y éste no ha podido resistirse a los encantos de su 'chonija', así que la relación de Bea y Rodrigo sigue adelante.