Mientras el actual modelo de TV pública española, nos referimos al de TVE, languidece por culpa de mil problemas, se cumple medio siglo del debut, el 16 noviembre 1966, del UHF, o la segunda cadena de TVE, actualmente La 2 de TVE.

UHF no es un apodo, sino las siglas de Ultra High Frequency, sistema con el que emitía la segunda cadena, mientras que la primera lo hacía con el VHF (Very High Frequency). Luego la primera y todas las nuevas cadenas, privadas y autonómicas, se pasaron al UHF. Actualmente, todas están emitiendo en TDT, que puede aglutinar muchas cadenas en poco espacio.

Mientras que la primera tenía una programación generalista y digamos comercial, UHF era de un tono más cultural, con programas y series que encajaban allí mejor.

La primera se podía ver en todo el país, pero UHF tardó muchos años, casi 40, en poderse ver por fin en el 100 % del territorio. Por ello, mucha gente y las revistas especializadas en Televisión suplicaban que, si era posible, un ciclo de películas de algún genio del cine se emitiera en la primera, no en la segunda. Ello pasó, por ejemplo, cuando UHF dedicó un ciclo a Alfred Hitchcock, fallecido meses antes.

La segunda cadena tuvo programas culturales y literarios que hoy se recuerdan tanto como el ‘Apostrophes’ de la TV francesa, que recordábamos ayer en este diario. ‘Encuentros con las letras’ fue el mejor de todos, y del cual se acordaba José Luis Garci en su película ‘Volver a empezar’, ganadora del Óscar.

Actualmente, la Cultura tiene varios programas en la cadena que le dedican atención, algunos ya veteranos, como el concurso ‘Saber y ganar’, que a su presentador, Jordi Hurtado, le ha caído el privilegio de llevar casi dos décadas en él, o ‘Días de Cine’, que resume semanalmente la actualidad cinematográfica sin dejarse dominar por las multinacionales de Hollywood, es decir, hablar de grandes maestros del Cine sin que estos sean necesariamente americanos ni hagan cine ultra-comercial.

Vídeos destacados del día

Este programa, por cierto, ha resistido cambios horarios que hacían peligrar su continuidad, entre ellos ponerlo a altas horas de la madrugada.

Muchos programas, como hemos dicho, dejaron huella en la cadena, aunque hoy en día no sabemos si tendrían el mismo éxito, como ‘Estudio abierto’, que José María Íñigo inmortalizó con sus entrevistas a toda clase de personajes, desde políticos a gente de la calle, eso sí, sin ese morbo barato que ahora vende más en la televisión.

Destacar que el Circuito Catalán de TVE, el precursor de TV3, tuvo en su momento una gran presencia en ambas cadenas, con desconexiones en la programación diaria que le permitía emitir sus propios programas de entretenimiento, culturales y hasta series de ficción u obras teatrales de producción propia. En la primera cadena, cuando a las cuatro y media de la tarde se cerraba la programación hasta las siete y media, con la famosa Carta de Ajuste, los catalanes podían ver lo que ya hemos contado anteriormente. En la segunda, emitían horas antes de que empezara a emitir.

Actualmente, con la pujante presencia de autonómicas como TV3, todavía excelente, y las privadas, La 2 de TVE queda como resistencia ante la TV comercial que practican las segundas. Pero lo curioso es que la gente diga que ve los documentales de La 2 y luego las audiencias del canal no lleguen ni al 5 % de media.