En la saga del regreso de Trunks del futuro, al conocer al Kaioshin del universo 10 llamado Gowasu, muchos pensaron que él era un anciano malo. Que era el causante de todo el odio que tiene en su interior su aprendiz llamado Zamasu. Pero sólo fue una suposición que fue creada para darle un poco más de suspense e intriga a los seguidores de la serie de Dragon Ball Super.

Todo fue un gran entorno de dudas hasta los Saiyajins, que también se ponían a pensar si Zamasu y Gowasu eran el uno para el otro y así fue creado el plan denominado cero humanos.

Anuncios

Pero en realidad Gowasu era el único que le decía a su aprendiz que el odio hacia la humanidad, es algo que no deja de ser una criatura llena de paz en su interior como también de ver hacia adelante mejores cosas, como velar por el interés del planeta tierra y de los 12 universos.

En un principio, Gowasu había logrado darle entender a Zamasu todo lo bonito de la creación humana. Pero éste, al ver al Saiyajin Goku con un gran nivel de pelea y habilidades, lo admiró como una amenaza que podría asesinar a cada dios universal.

Su mente y sus ganas de ser el más poderoso del planeta tierra lo llevaron a ejecutar su plan cero humanos. Este plan fue a buscar las esferas del dragón para así poder obtener un cuerpo inmortal, después de que Zarama le otorgara todo el potencial y poder y se encargó de buscar a la familia de Goku. Esto lo hizo para asesinarla y así dar el último paso final, darle muerte a Goku y así es que pudo obtener el cuerpo y se reencarnó como una criatura maligna.

Es por esa razón que hoy Black Goku es el villano más temible de todo el universo y futuro alternativo, obteniendo poderes ancestrales de los dioses de cada universo.

Anuncios

Porque en la línea alternativa del futuro, éste le dio muerte a cada uno para obtener más energías y así llevar su plan con más éxito.

Para muchos amantes de la serie, estos acontecimientos son muy atroces por parte de Zamasu y su creación llamada Black Goku. Ahora sólo hace falta ver la fusión de los dos cuerpos para determinar su justicia divina.