Con el nuevo estreno del capítulo 61 de Dragon Ball Super pudimos volver a sentir toda la esencia que nos hacía sentir Dragón Ball Z. Se ha reavivado la furia de Goku en combate contra Black y Zamasu y, además de esto, tenemos la inédita nueva transformación del guerrero del futuro, Trunks, de quien hablaremos ahora.

Todos quedamos asombrados al ver cómo se enfurecía Trunks y alcanzaba una nueva transformación. Se podría decir que estaba al borde de alcanzar la fase de Dios Azul, que actualmente solo la alcanzan Goku y Vegeta, por la aurea que bordeaba su cuerpo en fusión con la fase del Súper Saiyayin 2, ¿acaso hablamos de un Semi-Dios Azul?

Gracias a la breve pelea que tuvo Trunks con su padre Vegeta, en el tiempo presente, éste pudo aprender los primeros pasos para la transformación divina de un Saiyayin, además de observar también a Goku transformarse en esta fase tan poderosa.

Anuncios

A diferencia de su padre, el hijo del prodigio aún no puede alcanzar plenamente el modo Dios Azul, pero si se acerca a este nivel.

La pregunta es la siguiente: ¿podrá Trunks hacer frente a Black y Zamasu? Recordemos que en Dragón Ball Z, en la saga de Cell, Trunks creyó que había superado los poderes de su padre al aumentar la fuerza de un saiyayin. Si bien pudo hacer frente a Cell en esa ocasión, no duró mucho la ilusión, pues su aumento lo desgastaba tanto que cada vez lo volvía más débil, siendo vulnerable con el correr del combate.

Ahora, posicionándonos de nuevo en DBS podría ocurrir lo mismo, ya que su aspecto físico durante la transformación es similar al que experimentó contra Cell, a diferencia de la aurea azul. Entonces podría explicarse lo visto en los avances del siguiente capítulo 62, donde vemos a Trunks aparentemente hacer daño a Black, pero no duraría mucho tomando en cuenta la explicación anteriormente dada.

Sin dudas alguna, ver esta transformación inédita hizo erizar la piel a más de un fanático del mundo de Dragon Ball, por lo que el siguiente capítulo estará más que emocionante y recargado de energía Saiyayin. ¡No te lo puedes perder!