Cruda, hipnótica, adictiva, desgarradora, seca, directa. Una auténtica descarga de adrenalina que mantiene al espectador en vilo durante sus siete temporadas. Así es The Shield, creada por Shawn Ryan y Kurt Sutter, elúltimo también artífice de la más reciente y mucho más conocida Hijos de la Anarquía.

En marzo de 2002 se estrenó The Shield, con uno de los pilotos más arriesgados hasta entonces. El golpe de efecto con el que se cierra el capítulo mantendrá al espectador en vilo y no resistirá sumergirse en La Granja, una comisaría de Los Ángeles.

Durante los primeros episodios se trata la rivalidad entre Vic Mackey y David Aceveda. El primero es el protagonista, un astuto y carismático policía corrupto que no duda en utilizar "atajos" para meter a los malos en la cárcel. El segundo, su jefe, movido por la ambición, busca meter en prisión a Mackey por sus acciones.

El universo de La Granja

Mackey lidera el Equipo de Asalto, compuesto por tres agentes: Shane Vendrell, Curtis Lemansky y Ronnie Gardocki.

Vendrell es la mano derecha de Vic, un hombre con el corazón igual de negro y considerado su más fiel compañero de "fechorías". Lem es, dentro de lo que cabe, el componente del equipo más ético y moral. Y Gardocki, un cerebrito, al principio no hace mucho ruido, pero es una pieza fundamental al final de la serie.

Además de estos personajes encontramos más agentes: Claudette Wyms, detective de alto compromiso y férreos valores, y Dutch Wagenbach, su compañero, que llamará la atención del televidente debido a su enorme inteligencia y su baja autoestima.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión

Danny Sofer y Julien Lowe también conforman una pareja peculiar, siendo la primera una policía de calle experimentada que desea demostrar su valía, y el segundo un novato que esconde su homosexualidad.

Estas dos duplas de agentes se enfrentan a los casos que se les van presentando de una manera honrada. Durante el transcurso de la serie desfilan culpables e inocentes, un auténtico retrato de la sociedad multicultural de Los Ángeles, dando un aura de impotencia y dureza que pocas series son capaces de plasmar. Drogas, bandas, venganza, racismo.Todo cabe en los 45 minutos de cada episodio.

Cada temporada va a más hasta llegar a un final memorable

Lo que ocurre al final del primer capítulo, además de enganchar irremediablemente al espectador, desencadena una serie de acontecimientos que estallarán durante las últimas temporadas, como una bola de nieve que va creciendo cada vez más. En la segunda y tercera entregas, la ambición creciente del equipoirá provocando la desintegración del mismo, que continuará durante la cuarta, en la que Shawn Ryan ficha a una impresionante Glenn Close.

Esta temporada es más pausada que las anteriores, pero sólo es la calma que precede a la tormenta que es la quinta, en la que llega a escena Forest Whitaker, que interpreta un agente de Asuntos Internos. La lucha entre el personaje de Whitaker y Mackey conforman la que es para muchos la mejor temporada de la serie.

Finalmente, la sexta y séptima temporadas empiezan de una forma calmada pero rápidamente van aumentando en intensidad, hasta llegar a unos episodios finales, en los queel espectador necesitará que le despeguen del asiento con un calzador.

El final de la serie, que llegó en noviembre de 2008, seco, coherente y duro, pone la guinda a la historia de Vic Mackey, uno de los personajes más interesantes que ha dado la Televisióndel nuevo siglo. Complejo y primario, agresivo e inteligente, cruel y tierno. No deja indiferente.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más