Las alarmas están encendidas en Telecinco después de que, semana tras semana, se haya venido confirmando una tendencia que afecta de manera clara y directa a dos de los programas que en Mediaset creían intocables y que central gran parte de su parrilla televisiva y presupuestaria como son Gran Hermano y Sálvame.

Con el nexo común en ambos casos de ser Jorge Javier la cabeza visible en ambos proyectos, en el caso del reality show, las bajas cifras de audiencia que el programa está presentando, y que son claramente inferiores a los de la última edición, han generado dudas sobre el cambio en la conducción del programa y críticas sobre cómo se están haciendo las cosas de tótem como la que fuera su cara en los últimos dieciséis años, como es el caso de Mercedes Milá.

Más de lo mismo sucede con el programa de corazón decano de la televisión española, Sálvame, quien en su versión 'Deluxe', y cuyo coste es tremendamente superior en caché y salarios que su versión diaria, sigue también cosechando datos de audiencia en descenso, habiendo perdido ya el trono ante su gran rival, 'Tu Cara Me Suena' de Antena 3.

Con poco más de un 20 por ciento de share en el caso de GH 17 y un rácano 16,5 en el caso de Sálvame Deluxe, las dudas sobre el agotamiento de estos dos formatos y del que es su presentador Jorge Javier Vázquez son más que evidentes en la cadena de Fuencarrral, donde manejan una serie de informes que deben estudiar para ver cómo modifican estos dos formatos o si siguen apostando o no y en qué condiciones por ellos de cara a la próxima temporada.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Sálvame

Los ojos se posan también en el presentador estrella de la cadena, a quien también podría considerar como un 'producto agotado', tras las críticas de gran parte de la audiencia y de los compañeros de la cadena después de más de una década copando gran parte de las presentaciones de Mediaset España en su 'prime time'.

Se avecinan cambios en Telecinco y no hay que descartar nada. Hay tiempo de remontar pero pocos, muy pocos, confían ya en ello.