No hay nada peor que dos personas que se han pasado media vida siendo uña y carne, un día, por unos motivos y otros, y mucho más triste si hay dinero de por medio, decidan despellejarse tanto a nivel público como en los tribunales, buscando en cada caso ser resarcidos por la justicia tras un desengaño que va mucho más allá del que proporcionan meros conocidos.

Tanto tiempo juntos, haciendo miles de kilómetros acompañados y compartiendo confidencias de todo tipo que deberían ser respetadas y que parece no lo están siendo, son el caldo de cultivo para poder utilizar todas estas informaciones en contra de la otra persona si algún día la cosa se tuerce, como le ha pasado Belén Esteban con el que fuera su representante, Toño Sanchís, y buscar hacer el máximo daño posible.

Un juego en el que muchas veces ni hay buenos, especialmente cuando el despelleje se produce por las dos partes, generando víctimas colaterales como son los familiares y las parejas de estas personas, que ven como información más que sensible se utiliza con el único fin de hundir en la más absoluta de las miserias a la otra persona.

Ha sido esta situación la que, según ha revelado en la revista 'Chance' la colaboradora estrella de Telecinco, casi le deja fuera de juego en el capítulo psicológico, después de que el que fuera su mano derecha tratara, según sus palabras' de "volverla loca", sin que, por suerte, lo haya podido conseguir.

Según la rubia platina, la jugada urdida por Toño le "salió mal", ya que en su estrategia también le intentó separar de su actual pareja,, Miguel, a quien la de Paracuellos está convencida está más unida que nunca, gracias sobre todo a toda la basura que se les ha tratado de echar encima con el fin de que rompieran una relación que sólo se habría solidificado en todo este proceso judicial que ambos viven y que sigue su curso.

Vídeos destacados del día

Tan unida se encuentra a su 'Migue', que si bien reconoce que ahora no es el momento, no descarta acabar teniendo un hijo con él fruto del amor que se profesan.