Notición por todo lo alto el que hemos conocido en los últimos días en relación al entorno de la colaboradora estrella de Telecinco y centro de la actualidad mediática de la última década, Belén Esteban.

Mientras casi todos los focos informativos en relación a su persona están centrados en el sumarísimo juicio que está dirimirá con el que fuera su representante Toño Sanchís, y que en el que ambos se jugarán mucho más de la imagen y el orgullo, el entorno de la Princesa del Pueblo trata de apoyarla en todas sus decisiones, mientras siguen con su vida.

Por una lado Miguel, con su trabajo y su rutina de siempre, pero más cerca que nunca de su rubia, y por otro lado su hija, quien apura los últimos meses antes de cumplir la mayoría de edad -que le quitará los píxeles borrados de su cara en cada foto- estudiando y preparándose para la temida selectividad.

Un momento capital en la vida de Andreíta y que preocupa mucho a su madre, como no puede ser de otra manera, tanto en el plano académico como en el personal, a sabiendas de que su hija se convertirá en el segundo uno de su mayoría de edad en carne de cañón de la actualidad informativa del corazón.

Es por eso que Belén ya habría estado tratando con el padre de esta, Jesulín de Ubrique, el futuro universitario de la hija que ambos mantienen en común, según varias informaciones que ya han sido publicadas, y que informan del deseo de la de Paracuellos de enviar 'al exilio' a su hija en cuanto cumpla 18 años para que continúe con su formación académica en una Universidad de prestigio en Estados Unidos.

Aunque se desconoce el contenido de estas conversaciones, todo hace indicar que ambos se habrían puesto de acuerdo en este punto, habiendo empezado a mirar por encima qué posibilidades existirían en busca del mejor centro en el país norteamericano para que Andrea Janeiro pueda realizar allí los estudios que esta decida tras la prueba de selectividad.

Vídeos destacados del día

Parece pues que los paparazzi tendrán que viajar y seguir a Andreíta si quieren fotos suyas... al otro del Océano Atlántico. Aquí, por deseo de su madre, no habrá show con ella.