Nuevo capítulo de One Piece, hoy hablaré de la historia de la arqueóloga e historiadora de la tripulación de Sombrero de Paja, Nico Robin.

Para empezar, comentar que Robin se unió a la tripulación tras los incidentes ocurridos en Alabasta, hechos que comenté en la primera parte de esta serie de artículos, y que anteriormente pertenecía a la banda del Shichibukai (Guerreros del Mar), Cocodrilo. En ese momento, los Sombrero de Paja no sabían nada sobre el pasado de Robin hasta que la tripulación llega a la Isla de Water Seven (conocida por tener los mejores embarcaderos del mundo) con la intención de reparar su barco. Allí, Robin es coaccionada por una organización secreta del Gobierno Mundial (La Marina), llamada CP9 (Cipher Pol 9), para que deje la banda de Sombrero de Paja y se vaya con ellos, si no quiere que su grupo de amigos sea destruido con la llamada de la “Buster Call” (algo así como la llamada destructora).

En este punto es donde la tripulación empieza a conocer la historia de Nico Robin.

Y es que Nico Robin era nativa de la Isla de Ohara, era conocida por su gran biblioteca y por sus estudios sobre arqueología e historia, por lo que la llamaban la tierra de los arqueólogos. Allí, Robin no tenía ni amigos, debido a la extraña habilidad que le otorgó la Akuma No Mi (Fruta del Diablo), Hana Hana, y que le permite reproducir partes de su cuerpo donde ella quiera, por lo que los demás niños la trataban como un monstruo. Ni tampoco tenía madre, ya que ésta se marchó cuando Robin era muy pequeña, así que tuvo que quedarse con una tía suya, la cual le hacía la vida imposible.

Por esto, Robin siempre se sentía sola y se refugió desde pequeña en los libros, consiguiendo a la edad de 8 años convertirse en arqueóloga y el reconocimiento de todos los arqueólogos de la Isla de Ohara.

Vídeos destacados del día

Pero entonces La Marina llegó a Ohara con la sospecha de que los arqueólogos de la isla estaban investigando sobre “Los 100 años de Vacío”, que según el Anime son 100 años que quedaron completamente borrados y de los que no se tiene ningún registro histórico. Aunque eso no es del todo cierto, ya que los arqueólogos de Ohara descubrieron una serie de piedras, phonegryphos, que según la trama de la serie parece que recogen la historia perdida en esos 100 años.

Pues bien, La Marina ha prohibido la investigación sobre estas piedras, ya que según lo poco que se ha desvelado en la serie, los phonegryphos cuentan la verdadera historia de La Marina y la formación de El Gobierno Mundial, y que al parecer no les deja en muy buen lugar. Por ello, al enterarse de que estas piedras estaban siendo traducidas para reconstruir la historia que contenían, La Marina entra en acción y decide borrar del mapa la Isla de Ohara mediante la Buster Call. Es una llamada que consiste en mandar una flota entera de la armada y destruir toda la isla y habitantes que se encuentran en ella, para borrar todo aquello que no quieran que sea contado.

La única superviviente de esta tragedia fue Robin, aunque desde entonces y también por saber descifrar los phonegryphos, La Marina le puso una recompensa de captura de 80 millones, con sólo 8 años. Por todo esto, Robin decide abandonar la banda y proteger a sus amigos de la Buster Call que ella tanto teme.

En este ejemplo podemos comprobar cómo la justicia que La Marina defiende, a veces no es tan justa y que los buenos no son tan buenos como parecen. Sólo con el objetivo de defender sus propios intereses, actuan sin pensar en aquellos daños que ellos suelen causar y que llaman siempre daños colaterales.