La estrafalaria Pokéball Gs, abreviación que corresponde a los videojuegos de la franquicia Golden y Silver,  fue nombrada por primera vez por el profesor Oak, ya que este singular personaje trataba de  recibir la tan extraña Pokéball sin éxito. Al parecer ésta por alguna razón no puede ser teletransportada mediante tecnología como las pokéballs regulares, otro detalle es que tampoco puede ser utilizada para capturar pokémons.

La Pokéball Gs estaba al cuidado de la profesora Ivy, ella intentó utilizarla en el teletransportador para enviarselo a Oak, fracasando en el intento,  Ash y sus amigos deciden viajar para recibir la Pokeball Gs  y es aquí donde empieza una travesía más para el personaje principal, esta vez el destino serían las  islas naranjas.

Luego de entregar la pokéball Gs al profesor Oak, decide investigar en su totalidad, pero tras muchos estudios e intentos no llega a una conclusión clara, por este motivo y como último recurso, decide enviar esta extraordinaria Pokéball a un personaje llamado Kurt por medio de Ash.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Finalmente es entregada a Kurt quien se dedica a elaborar pokéballs para un estudio más exhaustivo, luego de este acontecimiento jamás se volvió a saber de la pokéball Gs. Lo que conllevó a especular sobre qué sucedió con esta pokéball la cual fue importantes en la serie. 

Después de varios años el misterio quedó desentrañado, gracias a una entrevista hecha a Mitsamisu Idaka en el en el Anime Expo Ax 2008, durante la entrevista Idaka, confirmó que dentro de la pokéball Gs se hallaba un pokémon legendario "Celebi", se reveló además que la pokéball Gs y Celebi, iban a  tener una historia de suma importancia en la trama del anime, pero se optó por colocar al legendario como protagonista de la cuarta película de la franquicia, convirtiendo la existencia de la Pokéball Gs con un celebi dentro en suceso innecesario.

Por ende se decidió que Ash Ketchum acabe con el misterio entregando tan famosa Pokéball a Kurt, para posteriormente hacer que el público se olvide de ella.